Si todavía no conoces qué es la dependencia emocional o quieres afianzar tus conocimientos sobre este problema psicológico, este es el momento de aclarar todas tus dudas.

Descubre paso a paso, ¿cuáles son los síntomas de la dependencia emocional?, ¿cómo es un dependiente emocional?, ¿Cuáles son las fases de las parejas del dependiente emocional?

 ¿Cómo es un dependiente emocional?

Si te preguntase directamente esta pregunta, seguro que serías capaz de darme una descripción de alguien de tu alrededor o simplemente tienes un prototipo de cómo es un dependiente emocional o conoces algunos de los síntomas de la dependencia emocional , así que espero que con las características que te voy a exponer a continuación, te ayuden a esclarecer aquellos interrogantes que aún no tienen respuesta.

¡OJO! No es necesario que se cumplan todas y cada una de las siguientes características para poder afirmar que alguien sufre o padece cualquiera de los síntomas de la dependencia emocional.

Principales características del dependiente emocional

Los dependientes emocionales son personas que normalmente están en pareja, unas son de tránsito y otras las que consideran el amor verdadero.

Menos en sus relaciones de tránsito, siempre van muy rápido y muy lejos. Como podrás leer más adelante, en las fases de las relaciones de pareja de los dependientes emocionales, suelen enlazar una relación con otra, porque no son capaces de estar solas o solos, le cuesta vivir o ser feliz sin una persona a su lado.

A lo largo de su vida, han mantenido relaciones de pareja tormentosas y desequilibradas, donde siempre han sufrido y le han acabado dejando de forma implícita o explícitamente.

Por miedo a la ruptura o a quedarse solas/os alargarán las relaciones lo máximo posible a pesar de su deterioro.

Es posible, aunque por cortos periodos de tiempo que el dependiente se apoye en sus amistades ya que son las primeras en abandonar hasta que encuentre a su nueva pareja, y a su vez, son las primeras en avisarla/le de que no vayan tan rápido.

Suelen aislarse o alejarse, en mayor o menor media de su entorno para dedicarse plenamente a su pareja, la cual considerarán el centro de su existencia.

Se muestran sumisas o sumisos otorgando todo tipo de atenciones y privilegios. Por miedo de no perder a su pareja, harán todo lo que ella/él quieran, como por ejemplo, irán a todos los sitios que desee la otra persona, se vestirán como le guste, saldrán de fiesta con las personas que la otra elija, etc.

Un dependiente será feliz si su pareja le muestra su agrado y satisfacción, porque su bienestar es lo único que le importa.

Presentan un concepto distorsionado de lo que significa el amor y de lo que supone una relación, por ejemplo, son persona muy materialistas ya que comprenden que las directrices del amor se basan en obsequiar a su pareja con viajes, regalos muy caros, etc. Además, piensan que cuanto más compromiso haya en menor corto periodo de tiempo más verdadera será la relación y la fortalecerá (irse a vivir juntos, casarse, tener hijos/as, comprarse una mascota… ).

Idealizan a su pareja a lo largo de la relación, a pesar de ser conscientes con el paso del tiempo de sus defectos.

Asumirán reproches, malos gestos, infidelidades… entre otros comportamientos, por mantener la relación de pareja. Además, intentarán agradar a su pareja tengan o no razón.

Cuando están haciendo cualquier actividad y no están con su pareja, lo dedicarán a hablar de su relación o al menos a pensar en ella.

Suelen ser egoístas, fruto de la necesidad patológica que tienen hacia su pareja.

Son personas tristes, se valoran poco y dan la impresión de un continuo sufrimiento cuando no encuentran lo que buscan.

¿Cuáles son los síntomas de la dependencia emocional?

¡RECUERDA! Los síntomas de la dependencia emocional variarán de una persona a otra, de una relación de pareja a otra, y pueden surgir otros síntomas de los que te indico a continuación:

  • Necesidad extrema de afecto, que una persona siente hacia su pareja a lo largo de sus diferentes relaciones.
  • Comportamiento caracterizado por la sumisión, la pasividad, la tendencia a adaptarse a los deseos de los demás.
  • Intentan reanudar la relación por nefasta que haya sido o bien buscan a otra persona que cubra su necesidad extrema de estar acompañados/as por alguien.
  • Necesitan tener acceso a su pareja en todo momento, lo que se traduce en un agobio asfixiante hacia ella con continuas llamadas, mensajes al móvil, recogerles a la salida del trabajo, interrogatorios excesivos, etc.
  • Miedo a la ruptura o al abandono.
  • Miedo e intolerancia a la soledad (No saben estar solas o solos).
  • Miedo atroz al rechazo lo que les conduce a no expresar con libertad sus intereses, sentimientos, gustos o demandas personales.
  • Baja tolerancia a la frustración y al aburrimiento.
  • Necesitan excesivamente la aprobación de los demás.
  • Mantienen una continua búsqueda de atención.
  • Pensamientos obsesivos en torno a la pareja.
  • Son celosas/os.
  • Su prioridad es la pareja.
  • Presentan cierto déficit de habilidades sociales, como falta de asertividad y empatía.
  • Déficit en la regulación emocional.
  • Baja autoestima.
  • Tiende a maximizar sus vulnerabilidades y minimizar u ocultar sus fortalezas.
  • Suelen padecer problemas psicológicos, como por ejemplo trastornos de conducta alimentaria, trastornos de ansiedad, trastornos del estado de ánimo, etc.

¡OJO! A pesar de que puedan variar los síntomas de la dependencia emocional de una persona a otra, siempre se mantendrá un cierto patrón comportamental tanto en sus relaciones de pareja, familiar y amistad.

Fases de las relaciones de Pareja de los dependientes emocionales

Adaptado de Jorge Castelló Blasco (2018).

Según este autor no tiene por qué seguir o producirse en el mismo orden.

Fase Nº 1: Euforia, Ilusión desmedida.

A pesar de que en la relaciones de pareja por norma general debido al amor y a la pasión, todo surge con cierta rapidez, en el caso de los dependientes emocionales se multiplica por tres.

Cuando a lo mejor solo han coincidido solo una vez con la otra persona o han tenido una conversación suelen pensar que la otra persona es la ideal, su amor verdadero, incluso tienen fantasías de noviazgo o incluso de matrimonio sin apenas conocer a la otra persona.

De forma superficial, se dejan llevar por sus primeras impresiones y se sienten al 100% seguros/as de la persona a la cual ha elegido y harán lo posible por ella, siempre y cuando no sea una persona de tránsito.

Desde el principio, pondrán en marcha su estrategia de sumisión y de entrega excesiva como tributo a la otra persona, como medio para consolidar la relación.

Esta entrega puede ser tanto sexual como de cualquier otra índole ya sea con obsequios materiales u otro tipo de recursos.

Cualquier propuesta o planteamiento que haga la otra persona será aceptado incondicionalmente.

En esta fase los familiares y amigas/os del dependiente emocional, al mismo tiempo de que se alegrarán de su felicidad, intentarán que no se deje llevar tan rápido por la euforia, sea más realista con sus expectativas y piense la decisiones que toma.

Esta fase tendrá un periodo corto de duración ya que rápidamente querrán consolidar la relación.

Fase Nº2: Subordinación – Dominancia.

Esta fase y la siguiente supondrán la mayor parte de la relación entre el dependiente emocional y su pareja.

A su vez, en esta fase tendrá lugar la consolidación típica del rol de subordinado/a (por parte del dependiente emocional) y el rol de dominante  (por la otra persona en el contexto de la pareja).

Es importante que sepas que la adquisición de ambos roles se da por iniciativa de ambos miembros de la pareja, nunca la otra persona obligará al dependiente a ser dependiente emocional.

La subordinación por parte del dependiente emocional se produce en todos los campos de la relación.

Así mismo, se acrecentarán los síntomas de la dependencia emocional, es decir, el dependiente se centrará patológicamente en la otra persona volviéndose totalmente sumiso/a, la idealizará, confundiendo los sentimientos del amor por la necesidad extrema patológica de afecto y de estar con la otra persona.

Es posible que el entorno del dependiente, le avise de su sumisión, de su situación de inferioridad y la posición de abuso. En ningún momento atenderá a dichos avisos y acabará haciendo lo que le dé la gana.

En esta fase se irán a vivir juntos y, con los meses, consolidarán su matrimonio.

 Simultáneamente estarán siempre juntos, llevando a cabo proyectos y actividades en común.

Fase Nº3: Deterioro

Esta es la fase que suele durar más tiempo.

Tienen lugar una mayor subordinación y dominancia. Lo que dará lugar al deterioro de la pareja debido a que el/la dominante se verá con un mayor control y poder sobre la persona dependiente.

Serán frecuentes las burlas tanto en público como en privado, las degradaciones sexuales donde todo es posible ( intercambio de pareja, infidelidades…) menosprecios muy hirientes, falta total de compromiso, incluso puede darse malos tratos físicos, psicológicos y/o sexuales.

A pesar del hostigamiento del dependiente emocional no querrá romper con la relación.

Es en este momento cuando el entorno del dependiente  emocional, llegan a pensar si es masoquista y cuestionan por qué está con dicha persona.

En esta fase, las rupturas suelen venir porque el dominante se cansa del dependiente emocional. Normalmente, antes de que se rompa por completo la relación, volverán una y otra vez, incluso a veces se convertirá en una amenaza por parte del dominante para tener un mayor control sobre la relación.

Fase Nº 4: Ruptura  de la Pareja.

En esta fase el dependiente emocional intentará reanudar la relación a toda costa, sobrepasando límites insospechados hasta degradarse como persona.

En ocasiones, puede incluso pedir perdón a la otra persona y prometerle cosas nunca imaginaría que sería capaz de hacer.

Estos intentos por reanudar la relación se mantendrán por un lado, mientras que el dependiente emocional considere que existe (aunque sea de forma imaginada) una esperanza de reconciliación por muy pequeña que sea o, por otro lado, consiga a otra pareja aunque sea de tránsito.

El dependiente emocional en todo momento intentará hablar con la otra persona, la irá a buscar al trabajo, hará todo lo posible por coincidir con ella/él, preguntará por ella, hablará con sus familiares o amigas/os para que la convezcan, etc.

Si se retoma la relación se volverá  a la fase de deterioro.

Fase Nº 5: Relaciones de transición.

Tras la ruptura de pareja el dependiente emocional,  para contrarrestar las horribles consecuencias emocionales y síntomas de la dependencia emocional, buscarán cualquier otra persona que quiera tener una relación con ellas/os,  a pesar de que no sientan nada o tengan interés por esa persona.

La única función de estas relaciones será mitigar el dolor producido por la ruptura o soledad.

Son de transición hasta que aparezca otra persona que se adecúe a sus características.

Las relaciones de tránsito no seguirán los mismos patrones de sumisión y dominancia ni de necesidad excesiva. Son frías, funcionales, sin pasión, solo sirven exclusivamente para calmar la soledad.

En muchos casos, intentarán retomar las relaciones de amistad que habían abandonado.

Fase Nº6: Volviendo a la primera fase.

Tras la ruptura de pareja y las eventuales relaciones de transición, el dependiente emocional acabará encontrando en su búsqueda incesante a la persona con las características que se adapten a su prototipo para convertirla en su objeto de dependencia.

¡RECUERDA! No todas la parejas pasarán por las mismas fases o padecerán los síntomas de la dependencia emocional, en el mismo orden, incluso en alguna de ellas se alargaran o serán más cortas.  

 Lecturas Obligatorias

Bibliografia sobre los síntomas de la dependencia emocional:

Castelló,J(2018). Dependencia emocional. Características y tramiento

Protocolo-Guía de Evaluación para caso de dependencia emocional. Universidad Autonoma de Madrid.

Perfil psicopatológico de pacientes con Dependencia Emocional. Revista Iberoamericana de Psicosomática

Castelló, J. Características de los dependientes emocionales. 

Aquí pongo punto y final a esta guía clínica sobre los síntomas de la dependencia emocional.

Espero que te haya servido de ayuda. Si me he dejado algo o tienes alguna duda… no dudes en escribirme.

Gracias por haber llegado hasta el final y te animo a seguir leyendo otros artículos relacionado con la psicología clínica o si no, otras secciones de este blog de psicología.

¡Nos vemos pronto!

BORJA CUELLAR
BORJA CUELLAR

Psicológo Sanitario

Desde que cursé el Máster Oficial de Psicología Clínica y de la Salud, he ido compaginando la intervención psicológica con el diseño y desarrollo de proyectos sociales. Mientras tanto he ido complementando mi formación con distintos cursos del Colegio Oficial de psicólogos y otras instituciones.

Decidí crear el “Blog Qué Piensa un Psicólogo ” para ayudar, dar a conocer de una forma creativa y diferente los entresijos de la ciencia que estudia el comportamiento humano (psicología), y como medio de aprendizaje continuo personal y profesional.