Estás preparado/a para conocer cuáles son las causas de la fobia social, cómo el/la fóbico/a social se desenvuelve en el trabajo, en sus relaciones de pareja, en el sexo pero sobre todo las diferencias que se encuentran entre la fobia social y otros trastornos psicológicos.

Si en un sí, vamos a ello.

Cómo punto de partida, me gustaría que supieras y seguro que aquellas personas que han sufrido o sufren una fobia social saben de lo que hablo, que la fobia social es uno de los problemas psicológicos más incapacitantes aunque no lo parezca.

¿Cuáles son las causas de una fobia social?

¡OJO! No todas las personas que han padecido o padecen una fobia social, han presentado o presentan todas las siguientes causas:

  • Progenitores sobreprotectores, controladores, muy exigentes, poco o nada afectuosos, distantes o muestran una actitud de rechazo o de vergüenza que interfiere en el desarrollo de la independencia, autoconfianza y competencia social.

*Una permanente coacción de comportamientos, actitudes y expresión acaba por determinar el modo de ser, termina de configurar el carácter.

  • Aislamiento social de la familia, por decisión propia de los progenitores o porque uno de los progenitores padece una enfermedad mental. Los/as niños/as aprenden en base a lo que ven; por eso aquellos/as que pertenecen a familias con poco contacto social o los evitan, aprenderán que eso es lo correcto.
  • Si uno de los progenitores padece una fobia social (el/la niño/a y adolescentes observará y experimentará de forma continua situaciones sociales negativas o de ansiedad social).
  • Estilos educativos basados en la sumisión, evitación o nulo fomento de oportunidades por los miedos e inseguridades de los progenitores..
  • Cambio radicales tanto en la infancia y/o adolescencia ( cambio de colegio, divorcios, residencia, país, localidad…)
  • Estilos de apego inseguros o evitativo.
  • Timidez patológica desde la infancia.
  • Haber padecido bullying o acoso escolar en la infancia o adolescencia.
  • Haber sufrido abusos o malos tratos en la infancia.
  • Padecer o haber padecido alguna enfermedad crónica, grave o que afecta al aspecto físico.
  • Padecer o haber padecido un trastorno psicológico o psiquiátrico grave.
  • Falta de experiencias sociales y/o déficit de habilidades sociales.
  • Aprendizaje de creencia disfuncionales sobre uno/a mismo/a y la interacción social.
  • Complejos o rechazo del aspecto físico.
  • Haber vivido experiencias negativas o traumáticas (burlas, desprecio, ridículo, rechazo por la orientación sexual (homosexualidad), marginación, intimidación, castigo e incluso ataques de pánico).

Bien, ahora que has podido conocer en profundidad las causas de la fobia social,  la pregunta que te hago es la siguiente ¿Conoces alguna persona con este problema psicológico?.

Si un sí, seguro en el siguiente punto varias de las características te sonaran pero si es un no, te permitirán estar en alerta para poder actuar o buscar una solución.

Principales características del Fóbico o Fóbica social

  • El/ la Fóbico/a social son personas que muestran poco de ellas mismas, en su vida hay más emociones ocultas que conductas visibles, es decir, pueden llegar a mantener un rostro inexpresivo mientras que por dentro sus nervios están a flor de piel.
  • Las reacciones fisiológicas que resultan naturales para casi todo el mundo, en ellos/as se convierten en estresantes y patológicas. No sólo notarán estos síntomas antes fuertes emociones, sino que aparecerán ante situaciones que son inocuas para los demás, como por ejemplo, ir a comprar el pan, si sus ojos se cruzan con los de la otra persona por la calle, o al hacer una pregunta en clase o en una reunión.
  • Los/as fóbicos/as sociales tienen una mayor conciencia sobre los síntomas físicos, es decir, mientras que para una persona no fóbica cuando le sudan las manos o su corazón late más rápido generalmente puede superar estas sensaciones y continuar con aquello que esté haciendo, él/la fóbico/a social se concentrará tanto en los cambios fisiológicos de su cuerpo, que le impedirá llevar a cabo lo que esté realizando.
  • Tienen una mayor necesidad de saber lo que los/as otros/as piensan de ellos/as.
  • Son vergonzosos/as, se sienten inferiores, y suelen ser personas solitarias o que prefieren estar solas o con personas que sean de su confianza.
  • Suelen pasarse la mayor parte del tiempo pensando sobre qué hacer, cómo actuar, qué cosas decir en situaciones y sobre experiencias pasadas, es decir, qué es lo que hubiera sucedido si su actuación o comportamiento hubiera sido distinto.
  • Les cuesta ser espontáneos, pedir ayudar y expresar sus emociones, deseos y opiniones.
  • Odian que les observen y que las miren.
  • Se culpan continuamente tanto de su falta de éxito como de los fracasos.
  • No les gusta discutir, le cuesta participar en conversaciones y suelen hablar bajito.
  • En muchas ocasiones prefieren mostrarse antipáticos y distantes para evitar que las personas se acerquen a ellas/a.
  • Les iniciar y mantener relaciones sexuales.
  • Tienen una mayor capacidad innata para reconocer la amenaza social y responder sumisamente a la misma.
  • Su Bajo umbral de activación fisiológica y lentitud en la reducción de la activación lo que dificultará el proceso de habituación a situaciones nuevas o amenazantes.

Otra de las preguntas que te habrás podido hacer es por qué se mantiene la fobia social.

 ¿Por qué se mantiene la fobia social?

La fobia social primordialmente se mantiene por el poderoso efecto de los comportamientos de seguridad como por ejemplo pensar los temas de conversación, hablar más bajo, desviar la mirada para que no le hablen, no llevar la iniciativa al hablar, contestar con monosílabos, ir al baño frecuentemente, maquillarse, poner excusas, etc.

El proceso es el siguiente:

  • La persona lleva a cabo un proceso de anticipación más o menos próximo de las situaciones sociales (las cuales implican interacción y/o ser observado/a), la cual activa una serie de supuestos o creencias previamente establecidas debido a experiencias negativas o por el estilo comportamental aprendido.
  • La activación de estos supuestos o creencias les genera una percepción de peligro social (expectativas o interpretaciones negativas sobre que no podrán realizar la actividad, afrontar la situación social o que no serán capaces de controlar los signos de ansiedad).
  • Estas expectativas negativas, conscientes e inconscientes,  darán lugar a la ansiedad.
  • Una vez percibida la ansiedad dado el malestar que les genera, el/la fóbico/a tratará de prevenirlos o reducirlos por todos los medios (conductas de seguridad).
  • En un principio dicho comportamiento les aportará un control sobre la sintomatología ya que desaparecerá o se minimizará pero a largo plazo harán que se mantengan o intensifiquen las expectativas e interpretaciones negativas.
  • Al mantenerse o intensificarse las expectativas e interpretaciones negativas, llevan al fóbico/a social a mantener las conductas defensivas, incrementándose así la ansiedad, con lo cual, dificultará cada vez más la actuación social.
  • Lo que llevará al fóbico social, a estar en un bucle continuo, que se podrá generalizar a múltiples situaciones o cronificarse.

¿En qué se diferencia la fobia social de la timidez, trastorno de personalidad por evitación, depresión…?

  • Timidez:

La fobia social es más crónica, grave e interfiere más en la vida de la persona. La timidez puede considerarse la antesala de la fobia social.

  • Trastorno de Personalidad por evitación:

Alta cormobilidad, son muy similares cuando es una fobia social generalizada.

En el trastorno de personalidad por evitación, la persona presenta un patrón más generalizado de inhibición social, sentimientos de incompetencia e hipersusceptibilidad a la evaluación negativa, asociado a más ansiedad social, más deterioro, mayor déficit de HHSS y mayor comorbilidad con otros problemas.

La diferencia no es tanto cualitativa, sino cuantitativa, es decir, los síntomas de estos trastornos se postulan el lado más extremo.

  • Trastorno Esquizoide de la Personalidad:

El factor que lo diferencia de la Fobia social es el siguiente, las personas que padecen fobia social desean interactuar con otras personas, sin embargo las personas con un trastorno esquizoide prefieren estar solas antes que relacionarse socialmente.

  • Depresión:

Aunque en ciertos aspectos pueden parecer lo mismo, el elemento central para distinguirlos radica en el factor que motiva las respuestas de ansiedad. Generalmente la evitación social, dentro del contexto de una depresión, es consecuencia de la falta de energía, apatia, anhedonia…

Por el contrario, las personas con fobias describen que el estado despresivo que perciben es el resultado es el resultado del aislamiento social que las ha llevado a una progresiva evitación de situaciones sociales.

  • Trastorno Dismórfico corporal:

En el trastorno dismórfico corporal su característica principal es la preocupación por algún defecto en el aspecto físico. El defecto es imaginario o, si existe, la preocupación es claramente excesiva. En cambio, las personas con fobia social pueden preocuparse por defectos reales de su aspecto físico, pero la preocupación no es habitualmente intensa, persistente o incapacitante, ni les hace emplear demasiado tiempo en ella.

  • Trastorno de pánico con o sin agorafobia:

En la fobia social se pueden experimentar Ataques de Pánico situacionales ante las situaciones sociales y el temor no se vincula a un ataque de pánico, sino a la evaluación negativa y al posible rechazo.

En el trastorno de pánico los ataques de pánico son inesperados y en la agorafobia el temor se vincula a tener un ataque de pánico y a no poder escapar de la situación.

Las personas con Agorafobia temen a las multitudes, las personas con fobia social temen a las personas que componen la multitud.

Las personas con fobia social no temen las respuestas psicofisiológicas en sí mismas, sino que su temor radica en que los demás noten sus respuestas psicofisiológicas, al contrario que lo que pasa en las personas con Agorafobia con o sin Trastorno de pánico.

¿Cómo se desenvuelven en las diferentes áreas de su vida y la relación directa que tiene con el consumo de alcohol?

Fobia social y trabajo

Las búsqueda de trabajo, las reuniones de equipo, las entrevista de trabajo suponen un gran reto para los/as fóbicas sociales.

Sin embargo, en algunos casos resulta una ventaja sobre todo en aquellos puestos donde el eje central es la individualidad, las funciones son muy concretas o escasean las relaciones sociales como por ejemplo en fábricas.

Cuando una persona fóbica social trata de buscar trabajo en vez de optar a la gran mayoría de los puestos, lo que hacen  es una selección previa donde ella/él misma/a se autoexcluirán de ciertos puestos, por sus miedos o temores.

A la hora de hacer el curriculum, realizarán descripciones más reducidas donde no mostrarán todas sus cualidades o capacidades. (No ocurre en todo los/as fóbicos/as sociales variará si es una fobia social específica o social).

En las entrevistas de trabajo responden con demasiados monosílabos, adoptan una actitud defensiva (cruzan brazos y piernas), les cuesta hablar de sí mismo/a, hacen más comentarios de sus experiencias laborales anteriores, pero les resulta difícil explicar por qué han dejado el puesto anterior.

Como la fobia social suele estar enmascarada bajo una depresión, está es la principal causa de una baja laboral.

Fobia social y relaciones de pareja

Suponen un gran reto y sufrimiento personal que, en muchos casos les impide llegar a disfrutar de una relación de pareja.

En las fases iniciales, se muestran más reservados/as y emplean menos estrategias de seducción.

La aproximación verbal inicial o cualquier tipo de conversación se convierte en desafío, cualquier frase que se dice para iniciar una diálogo se hace un mundo para ellos/as.

No suelen dar abrazos y en muchos casos no llegan a besar a nadie.

Estar casado/a con un fóbico/a social no suele ser un problema en la intimidad, pero antes es necesario encontrarse y conocerse y es en estas fases iniciales es donde el/la fóbica social suelen evitar o afrontar con mayor dificultad.

El uso de internet o redes sociales les ha  ayudado en las fases iniciales pero no en fases posteriores.

Fobia social y sexo

En el apartado anterior hemos analizado las dificultades en las relaciones de pareja, en el sexo se plantean los mismos problemas.

La naturalidad, espontaneidad y capacidad de expresar el interés sexual a otra persona, con palabras o sin ellas, es una meta difícilmente alcanzable para los/as fóbicos/as sociales.

La intimidad sexual supone una apertura a la otra persona, es una puerta que nos desnuda en sentido real y figurado y muestran nuestra vulnerabilidad.

Es por esto que, sobre todo en los hombres recurren a otros medios, donde no necesitan una inversión afectiva y habilidades de seducción como por ejemplo la masturbación, pornografía o prostitución.

Fobia social y Alcohol

El alcohol es un refugio para los/as fóbicas sociales.

Los efectos que les genera el alcohol, les ayuda a superar sus inseguridades y para muchos/as es el único recurso accesible capaz de ayudarles a sobre pasar la sensación de inadaptación y poder superar aunque sean por un tiempo limitado todo los temores que tienen.

Les hace ser una más, incluso en muchos casos resaltar sobre los demás. Son más graciosos/as, espontaneo/a, seductores/as…

Por ello, si no beben estando de fiesta o en reuniones sociales, se atemorizan o bloquean, impidiéndoles ligar o disfrutar.

No obstante, el consumo de alcohol no solo no les resuelve el problema sino lo cronifica, les limita aún más sus capacidades y cualidades en todas las áreas de su vida, incluso su problema ya no solo será la fobia social sino también el alcoholismo.

Lecturas Obligatorias:

 

Aquí pongo punto y final a esta guía clínica sobre cuáles son las causas de un ataque de pánico.

Espero que te haya servido de ayuda.

Si me he dejado algo o tienes alguna duda… no dudes en escribirme.

Gracias por haber llegado hasta el final y te animo a seguir leyendo otros artículos relacionado con la práctica clínica del duelo patológico o si no otras secciones de este blog de psicología.

¡Nos vemos pronto!

BORJA CUELLAR

BORJA CUELLAR

Psicológo Sanitario

Desde que cursé el Máster Oficial de Psicología Clínica y de la Salud, he ido compaginando la intervención psicológica con el diseño y desarrollo de proyectos sociales. Mientras tanto he ido complementando mi formación con distintos cursos del Colegio Oficial de psicólogos y otras instituciones.

Decidí crear el “Blog Qué Piensa un Psicólogo ” para ayudar, dar a conocer de una forma creativa y diferente los entresijos de la ciencia que estudia el comportamiento humano (psicología), y como medio de aprendizaje continuo personal y profesional.