¿Te gustaría conocer qué hacer ante un intento de suicidio? ¿Cómo se manifiesta?, ¿Qué puede provocar que una persona lleve a cabo el suicidio?. Aquí y ahora, te daré a conocer distintos aspectos que te servirán de ayuda para actuar en un caso de estas características.

No sé si lo sabías, pero los suicidios y los intentos de suicidio, son un grave problema a nivel mundial, responsables cada año de 800.000 muertes (OMS, 2018).

A modo de ejemplo, para tener una referencia en España, según el Instituto Nacional de Estadística (INE, 2016) se producen a diario unos 10 suicidios, y por cada suicidio hay entre 10 y 20 intentos de suicidio. Esto ha provocado que se haya convertido en la primera causa de muerte no natural desde hace 11 años por encima de los accidentes de tráfico y es una de las principales causas de demanda de los servicios de urgencias.

Curioso verdad…, que a pesar de la gravedad nadie nos informa sobre ello.

Otro dato a tener en cuenta, y que es difícil de imaginarse ya que lo solemos relacionar con dificultades económicas o con algún trastorno metal (depresión), es que no hay una causa única que genere el suicidio, ni tampoco que afecta solo a un grupo de personas.

Dicho esto y para poder prevenirlos, lo primero que tienes que hacer es conocer a qué te puedes enfrentar.

¿En qué se diferencia el intento de suicidio de la ideación suicida y la intencionalidad autolítica?

  • Ideación suicida: es cuando en una persona aparecen de forma frecuente distintos pensamientos cuyo contenido está relacionado con el deseo de quitarse la vida, desaparecer de este mundo, fantasías de suicidio, incluso la planificación de éste.
  • Intento de suicidio: es cuando una persona pasa a la acción y trata de quitarse la vida.
  • Intencionalidad autolítica: en este caso la persona se causa un daño físico (conductas autolíticas o autolesivas) sin la intencionalidad de provocarse la muerte. En muchos casos,  puede convertirse en una forma de manipulación, un acto impulsivo o para calmar su estado personal.

¡OJO! Este tipo de comportamientos pueden causarse la muerte aunque la persona no quiera.

Bien, ahora te toca conocer aquellos factores de riesgo, o mejor dicho aquellas variables que te pueden ayudar a prevenir o un su caso estar en alerta, para poder actuar en consecuencia.

¿Qué puede provocar que una persona lleve a cabo el suicidio?

Cuantas veces nos habremos hecho esta pregunta… ¿qué es lo que determina o le puede pasar por la cabeza a una persona para querer acabar con su vida?.

A pesar de los interrogantes que existen actualmente, una de las hipótesis más consensuadas entre los profesionales, nos indica que para que una persona llegue a ejecutar un suicidio es necesario que en la vida de ésta, tenga lugar:

  • Un suceso vital estresante, el cual le tiene que generar sentimientos de indefensión (frustración, rechazo, incapacidad, culpa…), un deseo profundo de querer escapar de la situación junto con la valoración de que no tiene los recursos necesarios para aliviar tal crisis o encontrar una solución.

Además, tienes que tener presente que ante ciertas situaciones cada persona, incluso tú misma/o tiene un umbral de control, que cuando se ve superado, puede hacer que la persona pierda el control, hasta el punto de considerar, que la única posibilidad para acabar con dicho sufrimiento es quitándose la vida.

¿Cuáles son los factores de vulnerabilidad relacionados con la ideación suicida, intento de suicidio o suicidio?

  • Enfermedades crónicas: sobre todo en enfermedades degenerativas o con presencia de dolor.
  • Trastornos mentales graves: sobre todo depresión mayor, trastorno bipolar, trastorno límite de la personalidad, esquizofrenia…
  • Envejecimiento: implica aumento de enfermedades, disminución de la actividad, pérdidas de personas del entorno (familiares, amigas/os…).
  • Problemas económicos.
  • Pérdidas personales: seres queridos, rupturas de pareja…
  • Soledad o falta de apoyo social aunque una/o se encuentre acompañada/o.
  • Adicciones o abuso de sustancias.
  • Abusos sexuales.
  • Problemas legales.
  • Problemas laborales.
  • Intentos previos de suicidio.

 ¿Cómo se manifiesta el intento de suicidio?

Cuáles crees que son los signos, síntomas o señales que te pueden ayudar para poder prevenir dicho acto o por lo menos estar en alerta por si tuvieras que actuar.

¡Recuerda¡ ante cualquier indicio o señal no tengas miedo, actúa, la conducta suicida tiene múltiples manifestaciones, casi tantas como personas con comportamiento suicida, en unas serán más explicitas pero en otras podrán estar enmascaradas.

Aspectos que debes de tener en cuenta:

En primer lugar las ideaciones suicida, los intentos de suicidio o el suicidio se manifestarán de forma muy distinta dependiendo del ciclo vital, en el que se encuentre la persona.

En segundo lugar, las personas que tengan una clara intencionalidad de acabar con su vida, suelen presentar cambios muy bruscos en su forma de comportarse, en sus hábitos, pensamientos, etc.

Los cambios pueden ser:

  • Abandono de su apariencia física (higiene personal, dejar de arreglarse/maquillarse cuando antes lo hacía…).
  • Entrega de posesiones valiosas.
  • Escribir notas de despedida.
  • Necesidad de estar sola/o.
  • Estar sola/o cuando antes salía con amigas/os.
  • No querer salir de casa.
  • Querer estar aislada/o del mundo.
  • Cambios en el apetito.
  • Problemas para dormir.
  • Incremento del consumo de sustancias psicoactivas como por ejemplo, tabaco y alcohol.

En tercer lugar, dependiendo de si la intencionalidad es clara o se encuentra enmascarada, pueden aparecer otras señales que pueden intuir de que existe la posibilidad de un suicidio.

  • Un punto de vista de pesimismo o derrotismo sobre su futuro, su entorno o de sí misma/o.
  • Emplear expresiones como por ejemplo, me voy a ir de aquí, la mejor solución es que no esté aquí, ya no puedo más con este sufrimiento, no quiero haceros sufrir más…
  • Querer aislarse de todo lo que le rodea.
  • Evitar hablar de ciertos aspectos.
  • Sentimientos de desesperación.
  • Cartas o mensajes de despedida.
  • Sentimientos de culpabilidad tras pensar que se ha fracasado a nivel personal, profesional, o que se ha fallado a otras personas a las que se aprecia.
  • El haber intentado suicidarse previamente aumenta las posibilidades de que la persona llegue a suicidarse, especialmente durante el año siguiente a la tentativa de suicidio.
  • No querer relacionarse.
  • Ideas intrusivas o recurrentes que se repiten de forma continua.
  • El hecho de sentirse dependiente, una carga para los demás.
  • Cuando existen delirios, alucinaciones, disociaciones o alteraciones de la conciencia por fármacos o por enfermedades mentales.
  • La pérdida de la realidad, confusión o la falta de anticipación de las consecuencias probabilizarán el objetivo del suicidio ya que el sujeto tendrá serias dificultades para conectar con la realidad.
  • Discurso desordenado.

¡Recuerda! Cualquier amenaza de suicidio debe considerarse como realizable.

¿Qué hacer ante un intento de suicidio?

Adaptado de Enrique Parada (2008)

Primer paso: Intentar acercarse a la persona.

La forma en que te acerques a la persona y el tiempo que pases con ella, será primordial para poder evitar dicha situación.

El primer contacto que mantengas con ella, debe realizarse en un contexto tranquilo, para evitar cualquier tipo de interrupción en la medida de lo posible y a solas porque no sabes quién o qué ha podido desencadenar la crisis suicida.

El acercamiento tiene que ser progresivo hasta donde te vaya permitiendo la persona, porque si te acercas demasiado puedes acelerar el acto suicida.

No hagas movimientos bruscos.

¡OJO! Si no te puedes acercar o estar con la persona, tendrás que emplear otros recursos para poder pasar al siguiente paso.

Segundo paso: Primeras palabras.

Tendrán que ser frases cortas, con un tono cálido y seguro.

 Si es posible no comiences hablando del suicidio, sino de cómo se siente y qué le ha pasado.

 Transmítele que tienes todo el tiempo del mundo, que no hay prisa y que para ti es lo más importante en ese momento y por ello estás dispuesto/a a ayudarle/a a toda costa.

No discutas con ella/él y nunca trates de convencerla rápidamente  para que no se suicida.

Tampoco utilices expresiones de reproche  hacia su conducta suicidia.

Interesarte por las razones que le han llevado a querer suicidar se ¿Qué te pasa?, ¿Por qué quieres hacerlo?.

Tercer paso: Seguridad

Aleja aquellos objetos que puedan ayudar culminar el objetivo de la persona o atentar contra tu seguridad.

Cuarto paso: Identificar el estado de la persona.

Tras los pasos anteriores tendrás que identificar los más rápido posible en cuál de las siguientes situaciones se encuentra, ya que dependiendo en cual se entre, condicionará tu forma de actuar.

Situación Nº1: la persona se plantea el suicidio como una solución para resolver sus problemas, ya sean a nivel relacional, familiar, laboral, económicos, etc

Situación Nº2: por el motivo que sea, la persona está decidida a suicidarse, pero se encuentra en una ambivalencia sobre los aspectos negativos y positivos, que están frenando poner fin a su vida.

Situación Nº3: la persona está decida a llevar a cabo su cometido porque cree que es la mejor opción para ella y tercera personas.

¡Recuerda! A mayor planificación de la idea suicida, mayor riesgo de cometer suicidio.

Quinto paso: Intervención en función de la situación que se encuentra.

  •  Situación Nº1:

Intentarás introducir en la conversación otra forma de resolver los problemas para romper de forma puntual el esquema  Suicidio = Método de resolver problemas.

Hazle ver que es una decisión importante, que puede esperar antes de tomar esa decisión, y que tiene todo el tiempo para buscar una solución.

Muéstrale tú compresión cuando exponga sus razones para dejar de seguir viviendo.

Transmitirle, que no es efectivo comportarse de forma impulsiva en situaciones problemáticas, que siempre hay una luz al final del túnel.

  • Situación Nº 2:

Deberás intentar conducir la conversación para hacer ver a la persona la repercusión de los aspectos negativos y sus consecuencias y magnificar o fortalecer los aspectos positivos, para ello, emplearás la información previa que tengas de la persona o de aquella que te pueda estar informando  a tales efectos.

Transmitirle que es normal sentirse inseguro/a ante pensamientos de muerte, pero que lo más importante es que otra parte de sí mismo/a quiere seguir viviendo y luchando.

Dale a entender que el suicido no se elige, que en muchos casos es una solución pasajera, a pesar de que lo haya intentado todo.

Facilita la expresión emocional que le ha llevado a dicha situación y que no ha podido compartir con nadie.

Ayudarle a verbalizar sus preocupaciones.

Legitima sus sentimientos y pensamientos, porque tiene razones para sentirse así, y querer quitarse la vida.

Ayúdale a descubrir otras alternativas.

Pedir permiso, para involucrar a otros miembros de la familia amigos u otras personas que sea necesario para poder apoyarle, especialmente en los intentos de suicidio en adolescentes.

  • Situación Nº 3:

No trates de convencelar o exponerle los aspectos positivos y negativos de la situación anterior, porque la persona no se encuentra en un estado de valoración.

Tendrás que buscar en primera instancia algo que le sirva de choque emocionalmente que le hagan frenar momentáneamente su decisión, para ello podrás emplear aspectos personales, familiares, sociales, religiosos, sociales…

Si no existe esta posibilidad habrá que buscar el momento apropiado para inmovilizar a la persona.

 Lecturas Obligatorias

 Parada, E (2009). Psicologia y emergencias. Habilidades psicológicas en las profesiones de socorro y emergencia. DESCLÉE DE BROUWER

Prevencion y actuacion ante conductas suicidas

España, A y Fernández , C (2010) Protocolo de Urgencias Hospitalarias ante conductas suicidas

 Guía sobre la prevención del suicidio para personas con ideación suicidad y familiares

Marta de la Torre Martí (2013). Protocolo para la detección y manejo inicial de la ideación suicida. UAM 

Aquí pongo punto y final a esta guía clínica sobre qué hacer ante un intento de suicidio.

Espero que te haya servido de ayuda.

Si me he dejado algo o tienes alguna duda…no dudes en escribirme.

Gracias por haber llegado hasta el final y te animo a seguir leyendo otros artículos relacionado con la práctica clínica del duelo patológico o si no otras secciones de este blog de psicología.

¡Nos vemos pronto!

BORJA CUELLAR

BORJA CUELLAR

Psicológo Sanitario

Desde que cursé el Máster Oficial de Psicología Clínica y de la Salud, he ido compaginando la intervención psicológica con el diseño y desarrollo de proyectos sociales. Mientras tanto he ido complementando mi formación con distintos cursos del Colegio Oficial de psicólogos y otras instituciones.

Decidí crear el “Blog Qué Piensa un Psicólogo ” para ayudar, dar a conocer de una forma creativa y diferente los entresijos de la ciencia que estudia el comportamiento humano (psicología), y como medio de aprendizaje continuo personal y profesional.