¿Quieres aprender qué hacer ante un ataque de ansiedad? Pues prepárate porque te voy a enseñar lo que necesitas saber para conseguir enfrentarte a un ataque de ansiedad.

Como el objetivo de este artículo es explicarte cómo actuar ante un ataque de ansiedad, también llamado “crisis de ansiedad”, “crisis de angustia”, “ataque de pánico”, me centraré en aquellos aspectos básicos necesarios para saber qué hacer ante un ataque de ansiedad y no en analizar en profundidad todos los trastornos de ansiedad o qué es la ansiedad.

Dicho esto, lo primero que tienes que hacer, es saber cómo detectar una ataque de ansiedad.

¿Qué es un ataque de ansiedad?

Probablemente te encuentres con tantas descripciones como personas que hayan sufrido un ataque de ansiedad, pero si unes todas ellas en una , se puede concluir que es un momento de miedo, angustia extrema y malestar intenso que puede ir acompañado de:

miedo a morir, miedo a perder el control o volverse loca, sensación de irrealidad o estar separada de una misma, escalofríos o sofocos, sensaciones de entumecimiento u hormigueo, mareos, desmayos, nauseas, opresión en el pecho, sensación de atragantamiento, falta de aire o dificultades para poder respirar, sensaciones de ahogo, temblores, sudoraciones, palpitaciones, desorientación, temor a un infarto, debilidad, pérdida de visión…

Ahora te toca conocer a que te puedes enfrentar y por qué tiene lugar las crisis de ansiedad.

 ¿Cuantos tipos de ataque de ansiedad hay?

  • Inesperado: la persona en ningún momento es capaz de asociar el inicio del ataque de ansiedad con un desencadenante externo o interno. Ocurre espontáneamente.
  • Limitado situacionalmente: asociado a un estímulo externo o disparadores situacionales (señal o señales). Suele ocurrir casi siempre y de forma inmediata tras exponerse la persona a la señal o por anticipación a ésta. Es característico de la fobia específica o fobia social.
  • Predispuesto situacionalmente: suele estar asociado a un estímulo externo o disparadores situacionales (señal o señales) pero no ocurre inmediatamente a éste, sino un tiempo después. Se da en el trastorno de pánico con agorafobia.

Como todo en la vida, un factor importante que tienes que tener en cuenta es saber con cuánto tiempo contamos para poder llevar a cabo aquello que nos hemos propuesto.

¿Cuánto puede durar un ataque de ansiedad?

Un ataque de ansiedad suele ser breve aunque todo varía en función de la persona. Los primeros 5 ó 10 minutos son los más intensos, pudiéndose prolongar pero ya con menos intensidad entre unos 15 ó 30 minutos.

¡Ojo! Una vez que haya finalizado, a la persona se le quedará una sensación de malestar, agotamiento, desorientación, inseguridad, miedo…

Ahora sí que sí, te toca saber cómo actuar ante un ataque de ansiedad, tanto si tienes que intervenir o estás teniendo tú un ataque de ansiedad. 

¿Qué hacer ante un ataque de ansiedad?

Pasos para intervenir, si una persona está teniendo un ataque de ansiedad

Paso Nº1: Evaluar a la persona ( causas (si las hubiera) de la crisis de angustia, características de la persona, sintomatología que está sintiendo o padeciendo (intensidad, duración …)

Paso Nº2: Evaluar dónde está teniendo lugar ( por seguridad de la persona o por si fuera necesario llevarla a un sitio más tranquilo).

Paso Nº3: Decidir si puedes actuar o mejor solicitar ayuda especializada.

Paso Nº4: Primer toma de contacto.

Planificar en función de la información obtenida un plan de acción.

No improvises, puedes agravar o aumentar la intensidad y duración de la sintomatología.

Tienes que tener claro:

  • ¿Qué quieres que haga la persona?
  • ¿Qué quieres que deje de hacer?
  • ¿Cómo lo vas a llevar a cabo?

Paso Nº4:  Aproximación física y psicológica.

La llevarás a cabo siempre de forma progresiva.

Mantendrás siempre la tranquilidad y seguridad.

Emplearás gestos lentos.

Paso Nº 5: Preguntarás a la persona ¿cómo puedes ayudarla o si necesita algo?

Utilizarás un tono tranquilo, voz pausada y lenta.

Te asegurarás de que la persona te esté escuchando en todo momento.

Paso Nº6: Dejarás expresarse libremente a la persona.

Paso Nª7: Valorar si la intervención la llevarás in situ donde se encuentra la persona o le recomendarás ir a otro más tranquilo.

Es importante, tener en cuenta que si la persona está acompañada puede acrecentar la sintomatología o ésta se propague a otros miembros del grupo.

Paso Nº8: Pautas de intervención.

Las instrucciones deben ser claras, concretas y concisas.

Estas instrucciones deben de ser jerarquizadas en función de la sintomatología de la persona.

Podrás emplear técnicas de relajación, visualización, atención plena… aquello que le sirva a la persona para: distanciarse de los pensamientos sobre lo que está sucediendo, lo que podría ocurrir y dejar que el miedo disminuya.

¡OJO! En los picos de mayor intensidad del ataque de ansiedad es recomendable valorar muy bien qué técnicas vas a utilizar, porque la efectividad de está puede ser nula y en muchos casos es mejor esperar y después aplicar la técnica.

Paso Nº9: Acompañar a la persona hasta que haya desaparecido el ataque de ansiedad.

Como ya sabes cuánto puede durar un ataque de ansiedad, te asegurarás de que todo haya vuelto a la normalidad.

¿Qué puedes hacer si estás teniendo un ataque de ansiedad?

Adaptado de Enrique Parada (2008)

  • Reconocer que estás teniendo una crisis de angustia.
  • Recordar que las sensaciones que estás teniendo son una exageración de las reacciones físicas, cognitivas y comportamentales normales del estrés y la ansiedad.
  • Tener presente, que a pesar de la intensidad de los síntomas, ni son perjudiciales, ni peligrosos; solamente desagradables, no sucederá nada peor.
  • Buscar un lugar si fuera posible más tranquilo para pasarlo.

¡OJO! Sin huir del lugar. El gran error que comenten muchas personas que sufren una crisis de ansiedad es huir, evitar o salir corriendo.

  • Intentar no pensar cosas desagradables sobre lo que está sucediendo y lo que podría pasar.
  • Esperar y dejar que el miedo vaya disminuyendo.
  • Observar que cuando dejas de tener pensamientos negativos el miedo simplemente comienza a desaparecer.
  • Pensar qué vas a hacer, cuando comiences a estar mejor.
  • Evitar estar rodeado de personas, con una o dos son suficientes.
  • Ser consciente de que los vas a conseguir, que solo son unos 10 minutos.
  • Emplear cualquier técnica que pienses que te pueda ayudar.
  • Solicitar, si fuera necesario, ayuda.
  • Recordar que tu objetivo es aprender a afrontar el miedo, sin evitarlo; y que ante cada ataque de ansiedad es una nueva oportunidad para ponerte aprueba y superarlo.

Aquí pongo punto y final a esta guía clínica qué hacer ante un ataque de pánico.

Espero que te haya servido de ayuda.

Si me he dejado algo o tienes alguna duda… no dudes en escribirme.

Gracias por haber llegado hasta el final y te animo a seguir leyendo otros artículos relacionado con la práctica clínica del duelo patológico o si no otras secciones de este blog de psicología.

¡Nos vemos pronto!

BORJA CUELLAR

BORJA CUELLAR

Psicológo Sanitario

Desde que cursé el Máster Oficial de Psicología Clínica y de la Salud, he ido compaginando la intervención psicológica con el diseño y desarrollo de proyectos sociales. Mientras tanto he ido complementando mi formación con distintos cursos del Colegio Oficial de psicólogos y otras instituciones.

Decidí crear el “Blog Qué Piensa un Psicólogo ” para ayudar, dar a conocer de una forma creativa y diferente los entresijos de la ciencia que estudia el comportamiento humano (psicología), y como medio de aprendizaje continuo personal y profesional.