¿Te gustaría saber cómo actuar ante un brote psicótico? ¿Cuáles son los indicios de que una persona está teniendo un brote psicótico? ¿Cuántos tipos de psicosis hay?. Te lo cuento aquí y ahora.

Seguro que alguna vez habrás escuchado “le ha dado un brote psicótico o esta persona está psicótica” o “lo has visto en las películas” pero lo que nunca piensas que te puede pasar es que en algún momento de tu vida puedas llegar a sufrir en tus propias carnes o en un familiar cercano, una psicopatología de estas características.

Por lo tanto, por si te pudiera pasar, primero te voy a dar a conocer distintos aspectos generales de la psicosis para que sepas a qué te puedes enfrentar y después te daré a conocer qué puedes hacer ante un brote psicótico o crisis psicótica.

¿Qué es un brote psicótico?

Es cuando una persona pierde el contacto con la realidad de forma temporal, es decir, no distingue si lo que le está sucediendo es real o ficticio.

¿Cuáles son los primeros indicios o Síntomas de un brote psicótico?

Probablemente, en muchos casos, cuando quieras actuar la persona se encuentre en un fase aguda y tendrás que estar atenta/o, ya que antes de dicha fase tendrán lugar otros signos o síntomas que te permitirán anticiparte y actuar en consecuencia.

Cuando una persona sufre un episodio psicótico o brote psicótico, es posible que no entienda lo que le está sucediendo. Por ello, es importante que sepas que un brote psicótico se desarrolla en tres fases:

¡OJO! Puede haber síntomas que se den por igual en una fase u otra.

Fase Nº1: Pródromo

Tienen lugar un conjunto de signos o síntomas premonitorios vagos y en muchos casos casi imperceptibles.

 La persona se vuelve:

  • Celosa/o.
  • Decaída/o.
  • Inquieta/o.
  • Irritable.
  • Agresiva/o.
  • Tensa/o.
  • Desconfiada/o.
  • Colérica/o.
  • Retraída/o.
  • Angustiada/o.

 La persona experimenta:

  • Comportamientos desorganizados, que no se encuentran dirigidos a ningún objetivo en concreto o comprensibles, la persona parece que “hace cosas raras”.
  • Alteraciones del estado de ánimo, unas veces se encuentra en un estado de gran excitación o irritabilidad, y otras veces puede mostrarse inhibida/o, “apagada/o”, aislada/o del entorno.
  • Dificultades en la atención y concentración.
  • Pérdidas de memoria. Por eso, muchas veces no recuerdan los sucesos recientes o que han experimentado.
  • La vivencia del tiempo es distorsionada, sienten que el tiempo no pasa o que pasa muy deprisa.
  • Cambios bruscos de comportamientos como por ejemplo: se vuelven extremadamente activas/os, o bien les sobreviene un gran letargo que les hace estar sin hacer nada durante días.
  • Se echan a reír en momentos inoportunos, o se enojan o se sienten contrariadas/os sin motivo aparente.
  • Cambian de repente, sin causa aparente, provocando que se sientan raras/os y aislada/os.
  • Sentirse extraña/o o muy sola/o.

 Fase Nº 2: Aguda

  • Lenguaje desorganizado, que indica un pensamiento también desorganizado. Salta de una idea a otra, no termina una cadena lógica y sigue con otra por asociación de palabras…
  • Alucinaciones.
  • Delirios.
  • Pensamientos confusos.
  • Percepción distorsionada de los estímulos cuya fuente es real, como percibir una silla como una persona.
  • Inhibición psicomotriz.

En general en esta fase no se dan cuenta de que lo que les está sucediendo, se debe a un problema de su propio funcionamiento, no tienen conciencia de tener un problema.

Las causas son atribuídas a causas externas, no realistas (“me quieren hacer daño”, “me hacen pensar cosas que no quiero”, “el mundo va a llegar a su fin por mi culpa”…).

También, puede darse la catatonia que se caracteriza principalmente por la presencia de mutismo (lenguaje pausado o ausencia de respuestas), negativismo (resistencia a las instrucciones o incluso resistencia activa a ser movido), catalepsia o flexibilidad cérea (permanencia en una posición aunque sea incómoda durante mucho tiempo o permanencia en la posición que se le acomode), estupor (marcada falta de reactividad al medio).

¡Recuerda! Los síntomas pueden variar de una persona a otra y en algunos casos cambiarán con el tiempo.

Fase Nº 3: Recuperación

La respuesta es sí, una persona puede recuperarse de un brote psicótico.

La recuperación variará en función de la sintomatología y dependerá del tratamiento farmacológico y psicoterapéutico.

¿Cuánto tiempo dura un brote psicótico?

Como has podido observar variará en función de la persona (horas, días…)

Dicho esto, ya solo te queda saber los tipos de psicosis que hay, los trastornos psicológicos relacionado a este problema, antes de conocer cómo puedes actuar ante un brote psicótico.

Tipos de Psicosis

La psicosis afecta a cada persona de forma muy distinta y determinar los factores psicológicos que la provocaron es difícil, siempre y cuando no hayan datos que te informen de ello.

De esta manera, para poder actuar ante un brote psicótico te conviene estar familiarizado con algunos de los términos que se suelen emplear cuando se diagnostican los diferentes tipos de psicosis.

  • Psicosis inducidas por las drogas:

El consumo de alcohol, cocaína o de otras drogas, así como la abstinencia tras un consumo prolongado de alcohol, pueden provocar o precipitar síntomas psicóticos.

En algunos casos los síntomas se resuelven rápidamente al irse pasando los efectos de la sustancia, pero en otros no. 

  • Psicosis orgánica:

A veces, los síntomas psicóticos surgen a consecuencia de enfermedades orgánicas que afecten al funcionamiento cerebral, como por ejemplo, encefalitis, alzhéimer, tumores, etc.

En estos casos, se suelen presentar junto al brote psicótico otros síntomas, tales como amnesia o confusión.

  • Psicosis reactiva a la situación traumática:

Finalmente, nos encontramos con los brotes psicóticos que aparecen y se encuentran directamente relacionados con el estrés y tensión que provoca la situación traumática.

Respuesta generada porque la persona no puede procesar la situación, se ve desbordada y no puede controlarla.

Los síntomas psicóticos pueden ser agudos, sin embargo la persona se recuperará a los pocos días.

  • Psicosis y trastornos psicológicos:

Existen trastornos psicológicos, que producto de una situación traumática, pueden brotar en síntomas psicóticos.

Es decir, previamente al suceso traumático, si la persona ya padece el trastorno mental puede derivar en un brote psicótico.

La vivencia psicológica del estrés, junto a la falta de sueño, de alimentación, la pérdida del entorno, de las rutinas y ritmos diarios, de los apoyos habituales, y la falta de medicación son factores que pueden contribuir a esto.

¿Cómo actuar ante un brote psicótico?

Exiten tres pasos que puedes llevar a cabo:

Paso Nº1: Evaluar la situación

Como en cualquier tipo de intervención, antes de tomar cualquier tipo de decisión, tendrás que evaluar a la persona y el contexto en el cual se encuentra.

Ante una persona con un brote psicótico es importante valorar:

  • Si la vida de la persona corre peligro (suicidio) o puede dañar a otras personas.
  • Si tiene a su cargo alguna persona o personas.
  • Si cuenta con apoyos para afrontar esta situación.
  • Si fuera posible, la causa del brote psicótico (enfermedad médica, intoxicación, suceso traumático, etc).
  • Si se siente amenazada/o y cuál es el mejor contexto dónde se sienta segura/o.

Deberás de recabar información si puedes sobre el cuándo y el cómo de los desencadenantes del brote psicótico, y posibles riesgos.

Además, llevarás a cabo una valorción del estado cognoscitivo (orientación- espacio temporal, etc), estado emocional actual y procesamiento cognitivo (interpretaciones, atribuciones, alucinaciones, delirios, etc)

¡Recuerda! Toda la información que puedas obtener, ayudará a los profesionales de la salud mental cuando te pongas en contacto con ellos ( paso número dos).

Paso Nº2: Ponerse en contacto con los servicios de urgencias o asistencias hospitalarias

Ponerte en contacto con los servicios de urgencias o emergencias de tu municipio o ciudad o llevarla si puedes al hospital más de cercano para que la pueda evaluar un/a psiquiatra para que ésta o éste proceda a un tratamiento farmacológico o ingreso hospitalario.

 Paso Nº3: Comunicarte con la persona si fuera posible

En este tercer paso (a veces puede ser el segundo ya que dependerá del estado de la persona), tu objetivo será disminuir la angustia y restablecer el equilibrio psíquico que le permita a la persona tomar el control progresivamente de la situación.

Estrategias que facilitan la comunicación:

  • Generar un contexto de seguridad y tranquilidad.

La persona con un brote psicótico necesita “distanciarse” del mundo que le invade, es decir, estar en un contexto lo más tranquilo posible donde se puedan evitar ruidos, luces intensas…

Te tendrás que identificar cuantas veces sean necesarias para que la persona en crisis se sienta segura y recordarle que tu objetivo es ayudarla.

  • Dar información básica.

Desde el principio, cualquier cosa que le comuniques tendrá que ser claro y muy sencillo, ordenes concisas que puedas repetir y entender, y que le ayuden a tomar contacto con la realidad.

  • Buscar a aquellos familiares con los cuales la persona se sienta a gusto.

En muchos casos no podrás comunicarte directamente con la persona y tendrá que ser otra persona (familiar, amigos/as), a través de tus directrices quien se comunica con ella o él para abordar la situación.

Técnicas que potencien el contacto con la realidad:

  • Reflejos de situación: de forma sencilla se le devuelve aspectos básicos de la realidad inmediata, es decir de aquello que le rodea.

Ejemplo: “ la luz es muy intensa”, “hace calor”, “ somos tres personas” “ está nublado”, “estás Vestido”…

  • Reflejos faciales: se verbaliza o comunica cómo es su expresión facial.

Ejemplo: “ Estás enfadado/a”, “pareces asustado/a” “ estás llorando”…

  • Reflejos corporales: se verbaliza o comunica la postura corporal.

Ejemplo: “estás sentada/o con las piernas cruzadas”, “estás tumbado/a de lado con la cabeza girada” “ estás de pies apoyado en la mesa”, “ estás cerca de la venta”…

  • Reflejos de palabras por palabras: se repiten las palabras exactas o frases que dice la persona psicótica.
  • Evitar la aceptación implícita del contenido psicótico indicándola/le .

Por ejemplo, que puede haber otras interpretaciones o maneras de ver lo que cuenta.

  • Si está muy centrada/o en sus ideas delirantes y/o alucinaciones podemos distraer la atención hacia aspectos prácticos y cercanos y reconducir la conversación.

Lecturas obligatorias

Enrique Parada (2008). Psicología y Emergencia. Habilidades psicológicas en las profesionas de socorro y emergencia.

Atención a Primeros Episodios Psicóticos. Manual

Morlet-Barjau, Arturo; Ortiz-Maldonado, Ernesto; Moscoso-López, Manuel (2008). Manejo del Paciente Psicótico en el Servicio de Urgencias de un Hospital General

¿Cómo actuar ante una persona con un brote psicótico?. EPPIC.ORG

Aquí pongo punto y final a este artículo sobre ¿Cómo actuar ante un brote psicótico?

Espero que te haya servido de ayuda.

Si me he dejado algo o tienes alguna duda… no dudes en escribirme.

Gracias por haber llegado hasta el final y te animo a seguir leyendo otros artículos relacionado con la práctica clínica del duelo patológico o si no otras secciones de este blog de psicología.

¡Nos vemos pronto!

BORJA CUELLAR

BORJA CUELLAR

Psicológo Sanitario

Desde que cursé el Máster Oficial de Psicología Clínica y de la Salud, he ido compaginando la intervención psicológica con el diseño y desarrollo de proyectos sociales. Mientras tanto he ido complementando mi formación con distintos cursos del Colegio Oficial de psicólogos y otras instituciones.

Decidí crear el “Blog Qué Piensa un Psicólogo ” para ayudar, dar a conocer de una forma creativa y diferente los entresijos de la ciencia que estudia el comportamiento humano (psicología), y como medio de aprendizaje continuo personal y profesional.