Lucía y Marcos: no sabemos qué hacer, ni cuál es la mejor opción.

Lucía: hemos perdido la ilusión.

Marcos: desde hace unos años, no salimos de la rutina diaria.

Lucía: yo diría que más tiempo. Todos lo días son iguales.

Marcos: de lunes a viernes nos levantamos a las 7 de la mañana. Mientras que uno está en la ducha, el otro prepara el desayuno. Al turnarnos, al final nunca desayunamos juntos.

Lucía: cuando salimos de trabajar (Marcos suele llegar sobre las 19:00 y yo sobre las 18:00), tampoco solemos coincidir porque yo me suelo ir a baile y marcos a pádel.

Marcos: alrededor de las 21:30 preparamos la cena y es en este momento, donde por fin tenemos un momento para hablar y estar juntos.

Lucía: durante esos 30 minutos, porque no es más, hablamos sobre como nos ha ido el día en el trabajo y poco más, recogemos, metemos los platos en el lavavajillas y nos vamos al sofá.

Marcos: dependiendo el día, vemos una serie o lo que estén echando por la televisión.

Lucía: a las 24:00 más o menos, nos vamos a la cama. Allí solemos leer hasta que nos quedamos dormidos. 

No podemos seguir así, tenemos que hacer algo.

Marcos: el sábado, al estar tan cansados de la semana, nos levantamos tarde, limpiamos la casa, hacemos la comida y al sofá a dormirnos la siesta.

Por la noche, normalmente aprovechamos para quedar con nuestros amigo/as ya sea juntos o por separado.

Si no tenemos ningún plan, solemos ir a cenar por ahí o si no al cine.

Los domingos los aprovechamos para ir a comer con la familia de Lucía o con mí padres.

Lucía: en cuanto al sexo, es siempre igual, el sábado por la noche o el domingo por la mañana, las mismas posturas, 4 veces al mes… Mejor no hablar de esto.

Marcos: en los puentes o vacaciones, si no estamos pelados de pasta, solemos irnos de viaje. Desde que nos compramos la casa pasamos más tiempo dentro que fuera de ella.

Lucía: antes no era así.

Había más pasión, en todo momento estábamos pensando uno en el otro. Daba igual lo cansados que estuviéramos, siempre teníamos algo en mente.

Marcos: daba igual el día y la hora, siempre tratábamos de sorprendernos.

Ahora nos hemos vuelto muy cómodos sino coincide con un cumpleaños o fecha clave nada de nada. Además se nota en los regalos, sino es un libro es algo de ropa, un reloj, un viaje o un ramo de flores…

Lucía: nos falta sentimiento, rabia, deseo, dónde hemos ido a parar 4 veces al mes.

Marcos: siempre hablamos de lo mismo, trabajo, familia y poco más.

Echo de menos esas conversaciones eternas, con una copa de vino en la mano.

Lucía: te acuerdas de la promesa que hicimos.

Marcos: nunca me hubiera imaginado que después de todo este tiempo y lo que hemos vivido, estemos en esta situación.

 

Técnicas para acabar con la rutina diaria:

Nuestro tiempo
  • Objetivo:

Proporcionar a la pareja una gestión eficaz del tiempo.

Potenciar la comunicación, interacción y toma de decisiones conjuntas.

Recuperar la ilusión y pasión.

Salir de la rutina diaria.

  • Procedimiento:

La pareja tendrá que negociar sobre el tiempo que le va a dedicar a la pareja, empleando para ello, una lista de actividades agradables.

Dichas actividades se planificaran a partir de la siguientes preguntas:

¿Qué cosas hacer juntos en la actualidad que les agraden?

¿Qué cosas hacían en el pasado juntos que les agradaban pero ha dejado de hacer?

¿Qué cosas les gustaría hacer juntos en el futuro?

Las actividades se programarán semanalmente, hora y día.

Un gesto vale más que mil palabras
  • Objetivos:

Fortalecer la pareja.

Mejorar los vínculos afectivos de la pareja.

Promover un clima de intimidad y conocimiento mutuo.

Recuperar la creatividad e imaginación.

Salir de la rutina diaria.

  • Procedimiento:

Cada uno de los miembros de la pareja tendrá que demostrar su pasión y amor al otro. A través de una actividad o acción que sorprenda a su pareja.

Ambas actividades se tendrán que llevar a cabo a lo largo de la semana, sin tener en cuenta el día y la hora.

Cada miembro de la pareja elegirá cuando llevar a cabo su actividad o acción.

No se avisará a la otro miembro de la pareja cuándo, se haga de la actividad.

Pétalos de rosa
  • Objetivos:

 Fomentar las fantasías sexuales y atracción física.

  • Procedimiento:

Cada miembro de la pareja, por separado, tendrá que escribir en 5 papeles recortados con la forma de los pétalos de rosa que le ha llevado o piensa qué pudiera llevarle a sentirse excitado.

A continuación cada miembro de la pareja, intercambiarán con el otro  los papeles, los cuales tendrá que llevar a cabo, a lo largo de una semana.

BORJA CUELLAR

BORJA CUELLAR

Psicológo Sanitario

Desde que cursé el Máster Oficial de Psicología Clínica y de la Salud, he ido compaginando la intervención psicológica con el diseño y desarrollo de proyectos sociales. Mientras tanto he ido complementando mi formación con distintos cursos del Colegio Oficial de psicólogos y otras instituciones.

Decidí crear el “Blog Qué Piensa un Psicólogo ” para ayudar, dar a conocer de una forma creativa y diferente los entresijos de la ciencia que estudia el comportamiento humano (psicología), y como medio de aprendizaje continuo personal y profesional.