Situación 1. Lucía “El amor todo lo puede”

Siempre había pensado que si hay amor, no se necesita nada más en una relación.

Pero no es verdad. El amor no todo lo puede y ahora veréis por qué.

En mi caso dejé de ser yo misma. Me convertí en una persona autómata porque mi forma de pensar y gustos eran controlados por mi ex-pareja.

Acepté infidelidades, me aislé de mi familia, y amigos/as e incluso me puse en contra de ellos

Vivía por y para él.

Su capacidad de persuasión, su forma de hablarme, de dirigirse a mí… me llevó a ser insegura, controladora, celosa, servicial, sumisa

Siempre tenía la sensación de que si no me comportaba así, le iba a perder.

Por amor hay que estar dispuesta a hacer cualquier cosa.

Si quedaba con alguien siempre tenía que ir con él, si no era así, me faltaba algo.

Estaba todo el tiempo pendiente de él.

En cuanto al sexo, en su momento no le di importancia pero conocí lo que era el placer, cuando ya no estaba con él.

A pesar de todo, le quise y lo hubiera dado todo por él.

 

Situación 2.  Roberto  “Si no hay amor, mejor poner fin a la relación”

Hará 6 años, tuve una relación de pareja, dónde pude comprobar que el amor no es para toda la vida.

Que en una relación, hay etapas o fases, las cuales hay que respetar.

Ya que con el tiempo, si te quedas estancado o atrapado en la magia o pasión del principio, nunca podrás tomar ciertas decisiones que le permitirán a la pareja avanzar en la relación.Que la intensidad del principio, llegará un momento que desaparecerá, para dejar espacio a otros aspectos de la relación, necesarios para poder seguir junto a la otra persona.

No se puede vivir pensando que el amor va a ser eterno, hay que tener en cuenta la diferencia entre amar y querer.

En este caso, mi ex-pareja, nunca lo entendió.

Al principio se obsesionó conmigo, hasta el punto de agobiarme y no dejarme espacio.

Sin embargo, con el paso de los años, se fue desencantando porque la relación no era capaz de cumplir sus expectativas.

Cuando llegó el momento de tomar la decisiones importantes, no fue capaz de llevarlas a cabo.

Días antes de irnos a vivir juntos, se echó atrás.

Lo pasé muy mal porque no entendía el por qué de ésta decisión.

Si quieres a una persona, no vale con pasarlo bien un día, dos, meses o incluso años.

 

Situación 3. Marta “El amor, sin la pasión del principio no es amor”

Se podría decir que soy de esas personas que me enamoro muy rápido.

Cuando conozco a una persona, me olvido de todo y me centro exclusivamente en ella.

El problema está,que pasado un tiempo, pierdo el interés. desvirtúo a la persona que tengo delante y la miro con otros ojos.

No sé, si es el compromiso, la rutina, el miedo a perder la libertad que tengo, pero me empiezo a agobiar y a cuestionar si realmente vale la pena.

No me gusta ver como las personas con el paso del tiempo pierden esa atracción sexual, única y exclusiva, dónde no se ve mas allá de la persona que tienes delante, dónde todo vale ya que el objetivo es complacer a la otra persona.

Sentir que la otra persona te desea tanto que hará lo imposible por estar contigo.

Observar como la otra persona, con cada gesto y palabra, te va mostrando quién es.

Donde con poco haces mucho.

Saber que cuando vas a quedar el tiempo se va a parar, y esa sensación la quieres repetir una y otra vez.

No tener que entrar en disputas porque si no es una cosa es otra.

Estar pensando continuamente en la otra persona para querer sorprenderla…

Esos detalles que no se limiten a los cumpleaños, San Valentín o Navidad.

Queramos o no, si quieres tener una relación,  hay que estar dispuesta a convivir con la rutina, las discusiones, la monotonía sexual

Yo hasta el momento no he sido capaz.

 

Técnicas:

¿Qué entiendes por amor?

Objetivos

Analizar en profundidad qué es el amor.

Modificar aquellos pensamientos desadaptativos.

Entender que aunque uno esté enamorado no puede desatender otros aspectos de la relación de pareja.

Procedimiento.

contestar las siguientes preguntas:

¿Estoy considerando mi punto de vista como la única alternativa posible?

¿Estoy confundiendo un pensamiento o sentimiento con un hecho?

¿Qué puntos alternativos existen?

¿Qué consecuencias tiene pensar del modo que lo hago?

¿Estoy creyendo que no puedo hacer nada para cambiar mi situación?

¿Me estoy conformando con lo que tengo?

¿Tengo otras alternativas de actuar y pensar?

Expectativas Irreales

Objetivo

Analizar la ventajas o inconvenientes de estar con la otra persona.

Procedimiento

Tendrás que elaborar una lista detallada de las ventajas e inconvenientes ambas por separado, de si merece la pena o no seguir con la otra persona.

A continuación se hará otra lista respondiendo a la siguientes preguntas también por separado.

¿Qué es lo que quiero? ¿Qué es lo que no quiero?

Baúl de los deseos

Objetivo

Mantener la pasión entre los miembros de la pareja.

Procedimiento

Cada uno de los miembros de la pareja por separado, tendrá que elaborar una lista de 10 deseos o inquietudes que quiere que la otra persona lleve a cabo durante 10 semanas.

¡Ojo! Los deseos o inquietudes tendrán que ser muy concretos y fáciles de cumplir. Ambos miembros de la pareja tendrán que estar de acuerdo.

A continuación se recortaran los deseos y cada uno de los miembros los meterá en una cajita (Baúl), para ir sacándolos uno a uno en las 10 semanas siguientes.

Para cada deseo habrá un tiempo limitado de una semana.

BORJA CUELLAR

BORJA CUELLAR

Psicológo Sanitario

Desde que cursé el Máster Oficial de Psicología Clínica y de la Salud, he ido compaginando la intervención psicológica con el diseño y desarrollo de proyectos sociales. Mientras tanto he ido complementando mi formación con distintos cursos del Colegio Oficial de psicólogos y otras instituciones.

Decidí crear el “Blog Qué Piensa un Psicólogo ” para ayudar, dar a conocer de una forma creativa y diferente los entresijos de la ciencia que estudia el comportamiento humano (psicología), y como medio de aprendizaje continuo personal y profesional.