¿Te gustaría conocer distintas técnicas para el duelo patológico?. Aquí y ahora, te cuento paso a paso en qué consiste cada una de ellas y cómo llevarlas a cabo en tu práctica clínica.

Las técnicas para el duelo patológico, como cualquier otras técnicas, son herramientas que tienes que utilizar para añadir, eliminar, reducir y aumentar las distintas variables y/o síntomas que por un lado, están originando o manteniendo los problemas derivados del duelo patológico y por otro, para generar aquellas habilidades necesarias para adaptarse a la pérdida de un ser querido.

Es importante, antes de aplicar cualquier tipo de técnica, evalúes y conozcas la sintomatología, características y problemas que presentan las personas presentes en la intervención psicológica. Pero sobre todo, no puedes olvidar que todas las personas no tienen las mismas necesidades ni ritmos.

Para ello, te recomiendo que te plantees las siguientes preguntas:

¿Cuáles son las más adecuadas para los problemas de este caso?

¿Para qué voy a utilizar la técnica (variables a intervenir)?

¿Cómo puedo adaptar la técnica a las características individuales de cada miembro de la pérdida?

¿Cuándo es el mejor momento para llevarlas a cabo?

Objetivos para el tratamiento del duelo patológico

Basándonos en la propuesta Worden, J (2013) tanto las técnicas para el duelo patológico como aquellas intervenciones que lleves a cabo, tienen que ir dirigidas a que la persona y/o los miembros de la familia se adapten a la pérdida, en función de tres niveles:

1º A nivel externa (cómo influye la pérdida en el día a día de la persona o los miembros  de la familia).

2º A nivel interno (cómo influye la pérdida a nivel personal, (definición que hace de sí misma y su sensación de eficacia personal)).

3º A nivel espiritual/cognitivo (cómo influye la pérdida en las creencias, valores y los supuestos sobre el mundo que tiene la persona).

*La persona y/o miembros de la familia tendrán que asumir nuevos roles que no estaban acostumbrados, desarrollar nuevas habilidades y seguir adelante con un nuevo sentido de sí misma/os y del mundo que les rodea.

 ¿Cuáles son las técnicas para el duelo patológico?

A partir de ahora, como podrás observar más adelante encontrarás diferentes técnicas para trabajar aspectos concretos del proceso del duelo patológico:

–  Apertura emocional

Las técnicas que te indico más adelante están dirigidas a trabajar la regulación emocional  Hervás, G (2011). Tienen el objetivo de aumentar la capacidad de acceder, reconocer, nombrar con claridad y entender el significado y las implicaciones de las emociones que está sintiendo la persona en el proceso de duelo.

  • Técnica Nº 1: Accediendo a las emociones

Permitirá la expresión emocional de la tristeza, miedo, rabia y culpa entre otras emociones asociadas al proceso de duelo. Antes de elegir una de las actividades u otra o las dos dependiendo el “caso”, tendrás que evaluar el canal perceptivo que permitirá en mayor medida acceder a la expresión emocional.

Actividad Nº1: Experiencias compartidas

Descripción:

Se le solicitará a la persona que busque distintas fotografías de diferentes momentos del fallecido/a y de su relación con él /ella. Posteriormente, explicará qué sucedía en cada una de ellas, cómo era, cómo se sentía, y los recuerdos que le trasmiten.

Actividad Nº 2: Recuerdos musicales.

Esta actividad es muy parecida a la anterior, pero el canal perceptivo es distinto ya que hay personas que conectan con mayor facilidad con sus emociones a través de canciones o tipos de música.

En este caso se le solicitará a la persona que escoja distintas canciones que le hagan recordar al fallecido/a y que se asocian a diferentes momentos que han compartido con éste/ésta.

Indicaciones:

Con esta actividad se quiere conseguir que la persona pueda conectar con las experiencias y vivencias compartidas con la persona fallecida. Tendrán que dejarse llevar por las emociones que van fluyendo, sin negarlas y/o evitarlas.

–  Análisis emocional

Permitirá que la persona pueda reflexionar, encontrar y entender el significado de sus emociones, impidiendo así evitarlas y poder adaptar a su nueva realidad.

  • Técnica Nº 1: Mira a ver, por qué quizás 

Autor Gonzalo Hervás

Descripción:

Una vez que la persona haya conectado con sus emociones, tendrá que analizar la información que le están transmitiendo cada una de ellas, es decir, el por qué o el significado de esa emoción.

Ejemplo:

Culpabilidad: me siento culpable porque podría haber hecho más.

Tristeza: estoy triste porque no pude despedirme de ella.

Miedo: no voy a ser capaz de hacer nada sin él.

Indicaciones:

Es importante que la persona analice por un lado por qué está sintiendo esa emoción y en qué situación ha surgido.

  • Técnica Nº 2: ¿Qué dicen tus lágrimas?

Autora, Alba Payás  

Descripción:

Las lágrimas nunca vienen solas, se despiertan por los recuerdos, vivencias, sensaciones, emociones y pensamientos que pueden ser conscientes e inconscientes.

Es necesario que la persona ponga palabras  aquello que le han provocado sus lágrimas, prestando atención y siguiendo el hilo de sus emociones, recuerdos y pensamientos.

Para ello, la persona ante sus lágrimas tendrá que hacerse la siguiente pregunta:

 ¿De qué me están informando estas lágrimas?

Indicaciones:

Es importante que la persona no tenga prisa, que se pare y simplemente ponga palabras a aquello que está sintiendo.

Cada recuerdo, ya sea un pensamiento o un objeto, un lugar o una canción, esconde un mensaje. Si no se explora su significado, los recuerdos, emociones y/o pensamientos le perseguirán para siempre.

– Despedida

  • Técnica nº 1: Silla vacía

Autor Fritz Perls

Descripción:

Esta técnica tiene como objetivo proporcionar un espacio  para que la personas pueda llevar a cabo una despedida lo más real posible.

Para ello, tendrás que colocar una silla vacía frente a la persona que va a realizar la técnica.

Primer paso, se le solicitará a la persona  que cierren los ojos y se imagine a la persona fallecida sentada enfrente de ella.

Segundo paso: tendrá que decirle todo aquello que necesita para despedirse de ella, ya que será la única oportunidad que tiene para hacerlo.

Indicaciones:

Para realizar esta técnica, es necesario que previamente se genere la activación emocional suficiente para que la persona libere y exprese el malestar que lleva en su interior.

  • Técnicas Nº 2: Rituales de despedida

Descripción:

Los rituales ayudarán a la persona a dar un significado a dicha experiencia sin la necesidad de verbalizar lo que ha sido para él/ella, su relación con el/la fallecido/da.

Cada ritual tiene un significado único y muy personal por ello, cada persona tendrá que elaborar su propio ritual de despedida.

Indicaciones:

El objetivo es proporcionar una estrategia que le permita cerrar ciertas heridas durante el proceso del duelo. Es recomendable hacer estos rituales de despedida acompañados de los familiares y/o amigos/as más cercanos.

– Agradecimiento

  • Técnica Nº 1: Carta de agradecimiento

Descripción:

En esta técnica la persona tendrá que:

1º Elaborar una lista de aquellas experiencias y situaciones concretas, lo que ha aprendido de él/ella que pueda agradecer a la persona fallecida.

2º Escribir la carta y darle las gracias, por cada experiencia, cualidades o valores… que quiera agradecerla/le.

3º Leer la carta y compartirla con los familiares y/o amigas/os más cercanos.

Indicaciones:

Esta técnica tiene como objetivo ayudar a manejar aquellos asuntos pendientes aún por decir al ser querido.

– Integrar la pérdida de la relación

  • Técnica Nº 1: Una respuesta para cada uno de los interrogantes

 Aceptar es una palabra que muchas personas en duelo rechazan.

No es cierto que hay que aceptar la muerte para realizar el duelo. Seguramente, si eres un padre o una madre que ha perdido un hijo/a, esa palabra no existe en tu vocabulario y cuando alguna persona te dice “¡tienes que aceptarlo!”  piensas que eso es imposible (Payás, Alba, 2011).

Integrar una pérdida y darle un sentido no es tarea fácil, requiere de tiempo, de no huir de la nueva realidad y poder disfrutar de los recuerdos a pesar del dolor que puedan producir.

En esta técnica la persona tendrá que responder a todos aquellos interrogantes que le permitan integrar la pérdida y seguir a delante:

¿Qué significa para ti aceptar?

¿Qué puedo hacer de aquí en adelante?

¿Cómo le gustaría a mí ser querido que estuviera e hiciese?

– Objetos de vinculación

  • Técnica Nª 1: ¿guardarlo o tirarlos?

Descripción:

En esta técnica la persona, familia o pareja tendrá que tomar una decisión en relación a los objetos del fallecido (guardarlos, tirarlos o regalarlos). 

Deberán tomarse todo el tiempo que necesiten para que no se precipiten ya que en un futuro se pueden arrepentir. Nadie debe realizar ni tomar esta decisión sin su autorización, lo deben hacer ellos mismos aunque resulte doloroso.

Indicaciones:

Es importante que la persona, los miembros de familia o pareja, comprendan que los objetos tienen una función de vinculación con el fallecido.

Por lo tanto, guardarlos les ayudará a sentir que todavía tiene relación con el fallecido y pueden utilizarlos para expresar recuerdos, sentimientos, pensamientos, lo que ayudará afrontar el duelo.

Sin embargo, también tienen que comprender que el hecho de guardar los objetos del fallecido durante mucho tiempo es una forma de no aceptar lo ocurrido o negar la realidad, lo cual se pueden convertir en un problema conocido como momificación.

– Organización del tiempo

  • Técnica Nº 1: Programa tu agenda con tiempo para ti y los tuyos

Descripción:

En esta técnica la persona tendrá que programar qué va a hacer cada día. Que momentos va a emplear para descansar, de distracción, para estar a sola y estar con sus seres queridos (familia y amigos/as).

Indicaciones:

Es importante que la persona actúe en función de aquello que siente, se cuide y no se vea obligada a hacer nadaPor tanto, si la persona no se ve con ánimos puede prescindir de esa   programación.

Conclusiones

Cuando se piensa en el final de este camino, resulta evidente que recuperarse no es la palabra adecuada: el duelo no es una enfermedad de la cual una persona se recuperar y vuelve a ser como antes, sino que consiste en que la persona, familia y/o pareja puedan integrar y adaptarse a la pérdida, construyendo día a día la nueva realidad.

No te puedes olvidar, que a la hora de aplicar cada una de las técnicas para el duelo patológico, tendrá que tener en cuenta la situación actual de persona, las causas y cuál es el mejor momento para poder llevarlas a cabo.

Lecturas obligatorias 

Hervas,G (2011). Psicopatología de la Regulación Emocional: El Papel de los déficit emocionales en los trastornos clínico. Universidad Complutense de Madrid

El mensaje de las lágrimas (Payás, Alba, 2014)

Aquí pongo punto y final a esta guía clínica sobre técnicas para el duelo patológico.

Espero que te haya servido de ayuda. Si me he dejado algo o tienes alguna duda… no dudes en escribirme.

Gracias por haber llegado hasta el final y te animo a seguir leyendo otros artículos relacionado con la psicología clínica o si no, otras secciones de este blog de psicología.

¡Nos vemos pronto!

BORJA CUELLAR

BORJA CUELLAR

Psicológo Sanitario

Desde que cursé el Máster Oficial de Psicología Clínica y de la Salud, he ido compaginando la intervención psicológica con el diseño y desarrollo de proyectos sociales. Mientras tanto he ido complementando mi formación con distintos cursos del Colegio Oficial de psicólogos y otras instituciones.

Decidí crear el “Blog Qué Piensa un Psicólogo ” para ayudar, dar a conocer de una forma creativa y diferente los entresijos de la ciencia que estudia el comportamiento humano (psicología), y como medio de aprendizaje continuo personal y profesional.