Tres puntos muy diferentes pero a la vez muy parecidos entre sí, los cuales presentan un mismo objetivo: dar respuesta o solución a nuestros problemas y necesidades.

Si partimos desde cero, lo primero que nos encontramos ante cualquier situación, sea cual sea, es nuestra capacidad creativa, la cual nos ayuda a crear o generar nueva ideas, asociaciones entre ideas o conceptos ya conocidos.

Dirigida a dar respuesta desde un campo determinado, a una serie de interrogantes o preguntas, con el objetivo de ayudar a una serie de personas o a nosotros mismos.quepiensaunpsicologo.com

Ante dicha situación, si queremos seguir avanzando, lo segundo que necesitamos para alcanzar nuestra meta es una herramienta sencilla que nos permita dar sentido a nuestras ideas. Para ello debemos gestionar dicho flujo de información, facilitando su organización, planificación y desarrollo, y a su vez aportando una visión clara y global de la respuesta o solución que estamos tratando buscar.

Ante dicha situación recurriremos al mapa conceptual, instrumento de análisis, simple y práctico, que sigue de forma natural los procesos cognitivos individuales de nuestro aprendizaje construyendo nuevas representaciones significativas y funcionales; unificando la información en una o varias direcciones que podrán finalizar en diferentes soluciones o respuestas, pero siempre respetando el objetivo inicial, dar repuesta a nuestras necesidad o la búsqueda de soluciones en nuestro día a día (recurso desarrollado por Novak y colaboradores, 1988).

quepiensaunpsicologo

Entonces podríamos decir que, comenzamos dicho recorrido desde nuestra imaginación, pasando posteriormente a esclarecer el significado o el sentido de nuestras ideas o conceptos.

Una vez llegamos hasta aquí, nos falta el último paso que cerraría este proceso, el cual es pasar a la acción

Donde nos encontraríamos con la innovación, proceso que implica hacer viable las respuestas o soluciones encontradas (ideas), es decir, llevarlas a cabo, ya sea en una organización o en nuestras vidas.

Es el punto que nos permitirá valorar la efectividad o eficiencia de las ideas, a las cuales hemos conseguido llegar; obteniendo unos resultados y a su vez, permitiéndonos observar los cambios generados en un sistema relativamente estable.

De esta manera, podemos concluir que la creatividad es el concepto, el mapa conceptual la herramienta y la innovación el proceso.

Por lo tanto, dicha secuencia nos permite crear, generar, dar sentido o significado a nuestras vidas y hacer realidad el mundo que nos rodea.

BORJA CUELLAR

BORJA CUELLAR

Psicológo Sanitario

Desde que cursé el Máster Oficial de Psicología Clínica y de la Salud, he ido compaginando la intervención psicológica con el diseño y desarrollo de proyectos sociales. Mientras tanto he ido complementando mi formación con distintos cursos del Colegio Oficial de psicólogos y otras instituciones.

Decidí crear el “Blog Qué Piensa un Psicólogo ” para ayudar, dar a conocer de una forma creativa y diferente los entresijos de la ciencia que estudia el comportamiento humano (psicología), y como medio de aprendizaje continuo personal y profesional.