Por la necesidad que establece la situación laboral actual, la cual exige aprender por uno mismo, de forma independiente, creativa y colaborativa con otras personas, no podemos limitarnos con lo que vemos, debemos cuestionar, evaluar y buscar soluciones en cada momento, de forma rápida y sencilla ante cualquier tipo de situación.

Dicho pensamiento nos ayudará a ser conscientes de aquello que hacemos y decimos, comprendiendo el entorno, sin realizar justificaciones o interpretaciones que nos lleven a la duda y al inmovilismo, pero sobre todo a ser nosotros mismos, generando opiniones, ideas con claridad y precisión. 

¿Cómo puedo llegar a un pensamiento crítico?

Primer paso: estar dispuesto a decir frases como “ no lo sé” o “no estoy seguro” en el caso de que no sepamos algo.

Admitir una decisión de este tipo, sirve de aliciente para seguir indagando con creatividad y con mayor profundidad en la formulación de preguntas y en la búsqueda de respuestas sobre dicha situación

 Segundo paso: hacer explícitas nuestras creencias. Cuando tomamos un decisión pocas veces tenemos en cuenta nuestras creencias, las cuales asumimos y cuya veracidad damos por hecho.

En este caso se trataría de identificar las creencias no expresadas en las que se sustentan afirmaciones y argumentos, las cuales determinarán un tipo de decisión u otra.

 Cuarto paso: formularse o hacerse preguntas que cuestionen, analicen y evalúen la situación.

Esto nos permitirá identificar, organizar y planificar cualquier tipo de decisión que tomemos.

Quinto paso: tener en cuenta los diferentes puntos de vista que pueden existir sobre la situación a analizar.

Habrá que generar tantas alternativas como puntos de vista puedan existir del asunto en cuestión a analizar. Esto nos permitirá orientar en una dirección u otra aquello que estamos analizando.

Sexto paso: pasar de lo general a lo particular, es decir, definir con exactitud aquello que estamos analizando, cuestionando y evaluando.

Los términos vagos y mal definidos conducen a preguntas y respuestas incompletas o equivocadas, y por tanto a decisiones e ideas erróneas.

La definición establece la diferencia en cualquier tipo de toma de decisiones.

Séptimo paso: evaluar la evidencia. ¿Qué información avala que yo tome una decisión u otra? ¿me sirve la información qué he obtenido para tomar una decisión eficiente y fiable?

Aceptar una conclusión sin datos que lo avalen, nos llevará a interpretaciones e ideas erróneas.

Habrá que rechazar la generalización y el pensamiento dicotómico, necesitando más de una evidencia para poder llegar a una conclusión y tomar una decisión.

Octavo y último paso: pasar a la acción.

Es mejor arrepentirse de lo que una vez hiciste y no, de lo que nunca llegaste a hacer.

Podemos decir que el pensamiento crítico no da respuesta a todos los interrogantes de la vida, pero nos permite investigar en profundidad una situación y tomar una decisión en consecuencia.

BORJA CUELLAR

BORJA CUELLAR

Psicológo Sanitario

Desde que cursé el Máster Oficial de Psicología Clínica y de la Salud, he ido compaginando la intervención psicológica con el diseño y desarrollo de proyectos sociales. Mientras tanto he ido complementando mi formación con distintos cursos del Colegio Oficial de psicólogos y otras instituciones.

Decidí crear el “Blog Qué Piensa un Psicólogo ” para ayudar, dar a conocer de una forma creativa y diferente los entresijos de la ciencia que estudia el comportamiento humano (psicología), y como medio de aprendizaje continuo personal y profesional.