21 de Junio 2017, parece ser una día más pero no lo es.

Algo ha cambiado, por fin puedo respirar.

Los rayos de luz entran por la ventana.

Siento el frescor de la mañana.

Las cortinas se mueven por el aire.

El tiempo por fin, no corre en mi contra.

Todo vuelve a tener un sentido.

No pido que me entendáis, pero tampoco que me odiéis.

Desde lo de Sara, no he vuelto a ser el mismo.

Lo he intentado pero no he podido.

Nunca seré feliz.

¿Cuántas oportunidades me habéis dado, ofrecido, brindado?

No puedo seguir luchando, necesito descansar…aunque quiera, las cosas nunca irán a mejor.

Si lo pensáis, es la mejor opción.

En mi vida, ha habido más sufrimiento que alegrías.

La única manera de poner un punto y final a este sufrimiento será, cuando cierre los ojos por última vez para no volver abrirlos nunca más.

Siempre habéis confiado en mí, pero no puedo ni un minuto más haceros responsables con esta carga.

No quiero que lloréis, ni que gastéis una lágrima en mí; es la mejor decisión que puedo tomar.

Decirle al abuelo que no me lo tenga en cuenta, espero que algún día lo entienda.

A Alejandro darle las gracias, por todos los buenos momentos que hemos vivido juntos.

A la Tata y a mi primita, decirlas que las quiero, cómo me hubiera gustado pasar más tiempo con ellas.

A mi hermano, a pesar de la disputas que hemos tenido siempre, sé que lo hubiera dado todo por mí.

Os pido perdón, que no discutáis, y que os mantengáis unidos pase lo que pase.

Si hasta el momento no lo hecho, ha sido por vosotros.

Me gustaría volver atrás y poder recuperar el tiempo que he perdido, pero no tengo ganas de seguir luchando.

Estoy agotado.

“El silencio me permite escuchar mis pensamientos”

Existen otras alternativas y personas que te pueden ayudar, antes de poner final a tu vida…..

Protocolo para la Detección y Manejo Inicial de la Ideación Suicida. pdf