Lucas (40 años)

Al principio, cuando aprobé la oposición lo llevaba muy bien pero con el paso de los años, cada vez me cuesta más quedarme dormido y sobre todo dormir varias horas seguidas.

Me despierto desorientado, cansado, agotado

En el turno de noche, llego a las 7 de la mañana, como algo, me ducho y claro a pesar de que estoy cansado me despejo.

Después si no son los ruidos es la luz, aunque cierre a cal y canto las persianas, puertas, ventanas da igual…

Lo peor es ver pasar los minutos, incluso a veces son horas, llega un momento que no sé ni cómo colocarme en la cama.

Cuando me quedo dormido, al rato me vuelvo a despertar y otra vez a empezar.

En el turno de mañana es al revés, por la noche no tengo sueño y por mucho que quiera, no hay manera de dormir más de 4 ó 5 h.

Susana (16 años)

No me hago con ella.

Ha dejado de ir al instituto.

Las mañanas se las pasa durmiendo,  come y se va al sofá. Sobre las 8 de la tarde se despierta y lo primero que hace, es tomarse un Redbull.

Después se mete en su habitación y al ordenador.

Cuando le viene en gana, sobre las 12 de la noche baja a cenar algo, ve un rato la televisión y alrededor de las 2 de la mañana se vuelve al ordenador o se pone a jugar con el teléfono móvil. No hay día que se acueste antes de las 5 de la mañana.

Así lleva más de un mes.

Hace unos días, me desperté, vi la luz encendida y fui a su cuarto y la pillé fumándose un porro.

María (34 años)

Desde que me ascendieron no hay manera de conciliar el sueño.

Es irme a la cama y no paro de pensar en el trabajo.

Suelo tardar más de una hora en quedarme dormida y eso, que me acuesto muy tarde.

Al tardar tanto en dormirme, acabo durmiendo entre 4 ó 5 horas a lo sumo cada día.

Entre semana cuando llego de trabajar como mínimo me hecho 1 hora y 30 minutos de siesta, he tratado de evitarlo pero es llegar a casa, comer, tumbarme en el sofá y caigo rendida.

En el fin de semana no me despego de la cama o del sofá.

Se podría decir que mi tiempo libre lo utilizo para dormir.

Así semana tras semana. Me está repercutiendo en mi relación de pareja.

Marta (50 años)

Desde que cumplí los 50 años es raro el día, que no me despierte varias veces antes de que suene el despertador.

Da igual el día que sea de la semana o la hora a la cual me vaya a dormir, a las 3 de la mañana me despierto y a las 6 ya estoy en pie.

Intento quedarme en la cama, pero me acabo agobiando y me levanto.

El problema está en que me siento más cansada a lo largo del día, no me concentro, ando más lenta, estoy como despistada

A mí antes esto no me sucedía.

¿Qué es el Insomnio?

Definición: el insomnio (Disomnia) es un trastorno del sueño que se caracteriza por una reducción de la capacidad de dormir como consecuencia de factores psicológicos,  biológicos y/o ambientales.

Según el momento de la noche en el que aparece el problema del insomnio puede ser:

  1. De inicio, cuando existe dificultad para iniciar el sueño, con una latencia de sueño superior a 30 minutos.
  2. De mantenimiento, caracterizado por despertares que se producen a mitad de la noche, con una duración superior a 30 minutos
  3. De última hora, que implica un despertar precoz por la mañana con menos de 6,5 horas de sueño.

*Los síntomas deben presentarse tres o más veces por semana durante más de un mes.

Posibles Causas del insomnio:

  • Apnea del sueño.
  • Movimiento periódico de las piernas.
  • Síndrome de piernas inquietas.
  • Problemas psicológicos y emocionales.
  • Realizar conductas incompatibles con el sueño como por ejemplo leer o ver la televisión en la cama, hacer ejercicio físico antes de dormir,etc.
  • Malos hábitos alimentarios: consumo de café, tabaco, té, chocolate, etc… antes de dormir.
  • Abuso de fármacos, alcohol y drogas.
  • Etc.

Gualberto Buela- Casal y Ana Isabel Sánchez. Trastorno del sueño. Editorial síntesis. 2002

Tipos de Insomnio

Insomnio Primario (3 subtipos):

A) Insomnio Psicofisiológico:

Nivel elevado de activación psicofisiológico asociado al inicio del sueño. Esta relacionado con factores ambientales como el dormitorio, la cama, o determinadas conductas previas antes de dormir, de tal manera que la persona duerme mejor cuando no está rodeado de estos factores.

Factores que permiten ayudar en su diagnóstico:

  • La persona muestra una excesiva preocupación por el insomnio.
  • Cada noche realiza grandes esfuerzos para tratar de conciliar el sueño.
  • El insomnio comienza en un periodo de estrés.

B) Insomnio Ideopático:

Tiene su Origen en la infancia. 

Se define por la incapacidad para mantener un sueño adecuado.

C) Insomnio por percepción inadecuada del estado de sueño o insomnio subjetivo:

 Se caracteriza por quejas sobre la deficiencia del sueño.

Insomnio secundario:

Es producto de trastornos psicológicos ( ansiedad, depresión,etc), alteraciones médicas (dolor), consumo de alcohol o otras drogas entre otras causas.

 

Segunda clasificación que distingue entre:

  • Insomnio Transitorio:

Se caracteriza por alteraciones ambientales, cambios de horarios por viajes, alguna enfermedad pasajera, crisis emocionales agudos, etc.

Dificultad para empezar a dormir, mantener el sueño o la presencia de despertares prematuros durante la madrugada.

Este tipo de insomnio suele tener una duración de días o semanas.

  • Insomnio Persistente o Crónico:

Se caracteriza por despertares frecuentes y dificultad para reanudar el sueño, aunque se diferencia en su duración y presenta una latencia de sueño prolongado.

Causas: dolores (migrañas nocturnas, arritmias cardiacas), dificultades para respirar, ulceras, asma, trastorno de personalidad, consumo prolongado de grandes cantidades de alcohol entre otros.

Se puede presentar meses o años de evolución; el punto de corte se suele situar en tres o cuatro semanas.

Gualberto Buela- Casal y Ana Isabel Sánchez. Trastorno del sueño. Editorial síntesis. 2002

Modelo Clínico del Insomnio

BORJA CUELLAR

BORJA CUELLAR

Psicológo Sanitario

Desde que cursé el Máster Oficial de Psicología Clínica y de la Salud, he ido compaginando la intervención psicológica con el diseño y desarrollo de proyectos sociales. Mientras tanto he ido complementando mi formación con distintos cursos del Colegio Oficial de psicólogos y otras instituciones.

Decidí crear el “Blog Qué Piensa un Psicólogo ” para ayudar, dar a conocer de una forma creativa y diferente los entresijos de la ciencia que estudia el comportamiento humano (psicología), y como medio de aprendizaje continuo personal y profesional.