Quién me diría a mí que iba a estar escribiendo un post de estas características, menos mal que es anónimo.

Mi vida, y más ahora, ha sido y es un sufrimiento continuo.

Solo me encuentro verdaderamente a gusto con mis padres, porque que ellos me aceptan como soy y no van a entrar en valoraciones o a juzgarme por lo que hago o digo.

Cuando estoy con mis compañeros/as de trabajo o mis jefes/as, tengo miedo a no mostrarme competente, a parecer débil o poco interesante y esto, les lleve a tener una mala impresión de mí.

Una de las situaciones que peor llevo, son los lunes a primera hora en la reunión de equipo, antes de empezar, se me pone una angustia en el pecho con palpitaciones, sudores fríos, temblores musculares que me paralizan y me bloquean…

Imaginaros el domingo por la noche, es un suplicio que no se lo recomiendo a nadie. Me paso la mayor parte de la noche pensado en que voy a hacer el ridículo o me voy a bloquear y no voy a saber reaccionar. Si me preguntan no voy a saber responder correctamente y van a pensar que soy una incompetente.

Menos mal que el recurso del maquillaje y echarme el pelo hacia delante nunca falla y disimula a la perfección, si me ruborizo o me pongo roja como un tomate.

Además, cuando voy en el metro me siento muy observada, convirtiéndose en una situación muy humillante y embarazosa.

¡Cómo me gustaría dejar este trabajo y poder evitar estas situaciones¡, pero sigo en él, para no defraudar a mis padres.

No os voy a mentir, los restaurantes, bares, pubs, discotecas no los suelo frecuentar y las veces que lo he hecho, he procurado tomarte un vino o una copa de más, porque tengo miedo de ser aburrida, de no cumplir las expectativas que lo demás tienen de mí, para perder la vergüenza y desinhibirme un poco.

Reconozco que alguna vez, se me ha ido de las manos y claro, al día siguiente vienen los arrepentimientos

En cuanto a las relaciones sexuales, si ya de por sí me da vergüenza hablar con los hombres, desnudarme delante de ellos es un suplicio, si algo tiene que suceder, mejor con la luz apagada. No suelo disfrutar, estoy más atenta en complacerle y dejar el listón bien alto, en vez de centrarme en mí misma.

Y aún está por llegar, el día en que me atreva a ir a una tienda a devolver un artículo defectuoso; no podría soportar la mirada del dependiente/a y sus sospechas de que he sido yo la culpable.

Si hay que hacer una compra, mejor hacerla por internet.

Mi gran aliada, la excusa.

Ojalá pudiera controlar todo aquello que me rodea.

Síntomas más Característicos de la Fobia Social

  • Miedo intenso y persistente a dos tipos de situaciones: ante la actuación (situaciones en las que el individuo tiene que realizar alguna actividad ante los demás) y ante interacciones sociales.
  • Alta sintomatología de ansiedad (incluso pueden llegar a padecer Ataques de Pánico) al experimentar o anticipar las situaciones temidas (ansiedad anticipatoria).
  • Percepción de estar siendo observado/a y el temor a la evaluación negativa de su actuación o de la ansiedad como “humillante” o “embarazosa”.
  • Cuando no pueden escapar ni evitar una situación emplean conductas defensivas: silencios largos, tartamudeo, volumen bajo, voz monótona, muecas faciales, retorcimiento de manos, postura rígida, encogimiento postural, expresión facial pobre, sonrisa o risa inapropiada…
  • Alta interferencia en la vida de la persona deteriorando, su calidad de vida.
  •  Fallos de memoria, confusión, dificultad de concentración.
  • Atención selectiva a los aspectos negativos, que se atribuyen como fallos propios.
  • Recuerdo selectivo de las relaciones interpersonales negativas.
  • Temor a no saber comportarse de un modo adecuado o competente (miedo a decir cosas sinsentido o embarazosas).
  • Temor a ser visto como ansioso, débil, incompetente, inferior, poco interesante, poco atractivo o estúpido.
  • Temor a manifestar síntomas de ansiedad (rubor, sudoración, temblor de manos, voz temblorosa, bloqueo, vómito, ataque de pánico) que puedan ser vistos por los demás o interferir con la actuación.
  •  Respuesta Fisiológica (tensión muscular, rubor, palpitaciones y taquicardia, sudor, náuseas, malestar gastrointestinal, sensación de vacío en el estómago, temblor (voz y manos), tartamudeo, Sensación de frío / calor, Escalofríos, etc). 
  • Respuesta Emocional (sentimientos de vacío, despersonalización, soledad, tristeza, hipersensibles al rechazo, la desaprobación y la crítica, sentimientos de inadecuación social y personal, etc).

¿Qué no es una Fobia Social?

  • Timidez:

La FS es más crónica, grave, interfiere más y no suele retirarse con el paso del tiempo.

  • Trastorno de la Personalidad por Evitación:

Patrón más generalizado de inhibición social, , asociado a más ansiedad social, más deterioro, mayor déficit de HHSS y mayor comorbilidad con otros problemas.

  • Trastorno Esquizoide de la personalidad:

Presencia de desinterés por las relaciones sociales, frente a las personas con FS que sí desean tener contactos sociales y sentirse cómodo en esos contextos.

  • Trastorno Depresivo Mayor y Distimia:

Los síntomas fóbicos y la evitación social puede ser una consecuencia de la depresión, en estos casos, la FS no antecede a la depresión.

  • Trastorno de la Conducta Alimentaria:

La evitación social sólo se relaciona con los comportamientos de alimentación y de control de peso.

  • Trastorno Dismórfico Corporal: 

Los temores sociales se vinculan sólo a la opinión sobre la propia apariencia física o a un defecto físico imaginario.

  • Trastorno de Pánico con o sin Agorafobia:

La Fobia Social pueden experimentar AP situacionales ante las situaciones sociales .

Los Ataques de Pánicos son inesperados y en la Agorafobia, el temor se vincula a tener un AP y a no poder escapar de la situación

  • Trastorno Obsesivo- Compulsivo:

El centro de las obsesiones y las compulsiones no son sólo de contenido social. 

Modelo Clínico Fobia Social

caso-clinico-no3-fobia-social

BORJA CUELLAR

BORJA CUELLAR

Psicológo Sanitario

Desde que cursé el Máster Oficial de Psicología Clínica y de la Salud, he ido compaginando la intervención psicológica con el diseño y desarrollo de proyectos sociales. Mientras tanto he ido complementando mi formación con distintos cursos del Colegio Oficial de psicólogos y otras instituciones.

Decidí crear el “Blog Qué Piensa un Psicólogo ” para ayudar, dar a conocer de una forma creativa y diferente los entresijos de la ciencia que estudia el comportamiento humano (psicología), y como medio de aprendizaje continuo personal y profesional.