Al principio no eres consciente de que tienes un problema.

Recuerdo perfectamente cómo fue mi primera vez.

Entré con unas amigas a una tienda de chucherías, y en un momento determinado sin que nadie me viera, experimenté un impulso incontrolable de coger unos chicles “Bubbaloo” y metérmelos en el bolso. Inmediatamente antes de cometer el robo, sentí tal tensión que culminó en una explosión de sensaciones (bienestar, liberación, alivio) que nunca olvidaré.

Durante varias semanas estuve a punto de volver a la tienda y hablar con la dependienta, pero al final no pude.

Cuanto más intentaba resistirme al deseo de coger algo de la tienda, más experimentaba en mi interior una tensión y ansiedad, las cuales eran tan insoportables que aunque no quisiese, siempre me veía obligada a ceder ante dicho impulso para que disminuyese tal tensión y ansiedad.

Con el paso de los años, no solo me he limitado a robar en la tienda de chucherías.

Si voy a un hotel, no me puedo resistirme, y siempre me acabo llevando alguna toalla o si veo el carrito de la señora de la limpieza sin que me vea, le cojo cualquier cosa (lápices, jabones, bolígrafos, etc) bueno se podría decir “Todo lo que pillo”.

En los restaurantes, si veo algo que me gusta al bolso.

Como no puede ser de otra manera en varias ocasiones me han pillado y mil veces vez me he repetido a mi misma que no lo volvería a hacer pero no lo puedo evitar.

Mi casa como os podéis imaginar está llena de cosas, unas las guardo o las escondo para que no las pueda ver nadie y otras las regalo.

Con este problema llevo desde los 18 años, comenzó de forma esporádica. Asimismo con el paso de los años se convirtieron en episodio breves con fluctuaciones sobre todo en situaciones de estrés o tristeza (depresión). Sin embargo, desde que me divorcié, cada vez me cuesta más controlar el impulso y deseo de coger o robar algo, sea en el sitio que sea.

¿Qué es la Cleptomanía?

La Cleptomanía se encuentra incluida dentro del apartado de “Trastornos del Control de Impulsos”.

Síntomas Característicos:

  • Dificultad recurrente para controlar los impulsos de robar objetos que no son necesarios para el uso personal o por su valor económico.
  • Sensación de tensión creciente inmediatamente antes de cometer el robo.
  • Bienestar, gratificación o liberación en el momento de cometer el robo.
  • El robo no se comete para expresar cólera o por venganza y no es en respuesta a una idea delirante o a una alucinación.
  • No existe planificación del robo ni medidas preventivas.
  • La mayoría de los robos se realizan en tiendas, restaurantes, hoteles, hospitales.
  • Los objetos robados suelen ocultarse o regalarse.
  • El trastorno crea problemas legales, familiares, personales y profesionales.

La persona que sufre este trastorno “Cleptomanía” obtiene placer haciendo algo prohibido y raramente acude a tratamiento salvo que se le sorprenda robando.

(Tomado de Belloch, A., B y Ramos, F.(1995). “Manual de psicopatología” Volumen I. Madrid: McGraw- Hill)

3 Tipos de Cleptomanía

La Cleptomanía es un trastorno que puede cursar de 3 maneras diferentes:

  1. Esporádico, con episodios breves y largos periodos de remisión.
  2. Episódicos, con periodos prolongados de robo y periodos de remisión.
  3. Crónico, con algún grado de fluctuación.

(Tomado de Belloch, A., B y Ramos, F.(1995). “Manual de psicopatología” Volumen I. Madrid: McGraw- Hill)

BORJA CUELLAR

BORJA CUELLAR

Psicológo Sanitario

Desde que cursé el Máster Oficial de Psicología Clínica y de la Salud, he ido compaginando la intervención psicológica con el diseño y desarrollo de proyectos sociales. Mientras tanto he ido complementando mi formación con distintos cursos del Colegio Oficial de psicólogos y otras instituciones.

Decidí crear el “Blog Qué Piensa un Psicólogo ” para ayudar, dar a conocer de una forma creativa y diferente los entresijos de la ciencia que estudia el comportamiento humano (psicología), y como medio de aprendizaje continuo personal y profesional.