Psicóloga (1): Me gustaría contarte para qué me des tu opinión sobre que crees que debería trabajar en un caso de los que estoy viendo ahora de terapia de pareja, porque me tiene algo desconcertada por el poco tiempo que llevan y la gran cantidad de cosas que les han sucedido.

Llevo solo una sesión (evaluación conjunta) y me faltarían la evaluación individual.

Psicóloga (2): Me parece bien.

Psicóloga (1): Para ponerte en situación:

Es una pareja que lleva 2 años y 6 meses, ella se llama Elena (30 años) y él Jorge (34 años), ambos tienen trabajo estable. Él tiene una empresa, la cual le va bastante bien, y ella es abogada de un gabinete de renombre.

Haciendo un paréntesis, quiero que sepas que lo que más me llamó la atención en esta primera sesión fue, la tensión que había entre los dos, una rivalidad extrema y que no paraban de echarse cosas en cara, pero lo más sorprendente ha sido, que según ellos, ahora se encuentran bien.

Cuando les pregunté que por qué se decidieron a acudir a una terapia de pareja me contaron, que se habían prometido hace 8 meses pero que a los tres meses las discusiones eran continuas y explosivas (gritos, amenazas…) y  lo dejaron.

Sin embargo, hace un mes volvieron y ahora, según ellos, están viviendo una segunda luna de miel.

Me contaron también, que aunque la intensidad de las discusiones habían disminuido seguían discutiendo, que la comunicación no es fluida, y que la desconfianza seguía ahí presente a pesar de que lo habían aclarado todo (sobre todo ella, no se fía de él).

Según él, ella actúa como si le estuviera castigando, le cuenta lo que le interesa y no cuenta con él para muchas cosas, cuando antes si lo hacía, que continuamente está subiendo fotos en Facebook con amigos y saliendo de fiesta para darle celos.

Según ella, si él lo había estado haciendo antes de dejarlo porque no lo iba a hacer ella ahora.

Actualmente, para que te hagas una idea de los 7 días de la semana, pasan 3 días viviendo en la misma casa, 2 por separado y el resto juntos o por separado en función del plan o viaje que tengan organizado.

Un caos como puedes ver, se podría decir “contigo pero sin ti”.

¿Qué te parece?.

Psicóloga (2): Muy interesante. Sobre todo me ha gustado, eso que has dicho sobre estar viviendo una segunda luna de miel.

A primera vista, me da mí que no pueden estar juntos sin la pasión desbordante del todo o nada, sin olvidarnos de la lucha de poderes que tienen entre los dos y sobre todo que han ido muy rápido, nos les ha dado tiempo a construir una buena base, se han ido moviendo por impulsos y buscando el ideal platónico de las películas.

Psicóloga (1): Espera espera… no saques aún conclusiones o hipótesis, que aún hay más.

Me comentaron que el primer año fue increíble como un cuento de hadas, mejor dicho los primeros 9 meses.

Que nada más conocerse, ya sabían que querían estar juntos, por eso sin llegar al mes se fueron a vivir juntos.

Que durante todo ese tiempo, no pararon de viajar, de sorprenderse con regalos ostentosos, como si hubiera una competición de ahí lo que te decía antes de la rivalidad.

A los 5 meses, para demostrarse su amor decidieron hacerse un tatuaje.

Al mes siguiente, se hicieron una cuenta en común para comprarse una casa, la cual se compraron pero no se fueron a vivir a ella hasta al año y medio.

Durante los siguientes meses, siguieron los viajes, cenas por aquí y por allá, más regalos…

En cuento al sexo, que era el mejor que habían tenido, a todas horas y en cualquier sitio.

Les pregunté, que si lo habían dejado en alguna otra ocasión o si habían tenido alguna situación similar y me dijeron que sí, pero que solo habían durado unos días pero cómo está última había sido diferente.

También bien les pregunté, cómo las habían solucionado y me comentaron tanto ella como él, que al día siguiente o a los dos días uno de los dos escribía al otro, para quedar y hablar de lo sucedido. Las reconciliaciones siempre habían acabo en sexo.

¿Cómo te quedas? no me digas que no es curioso.

Psicóloga (2): La verdad que sí, pero por desgracia yo también me estoy encontrando parejas así últimamente.

Psicóloga (1): Sigo un poco más y me dices qué trabajarías tú, aunque todavía queda mucho por evaluar. Sobre todo porque lo dejaron esta última vez, ya que me da a mí que ha habido alguna infidelidad que otra por parte del chico, por como se comporta la chica ahora.

Psicóloga (2): yo creo que también me centraría en evaluar si ambos han tenido más relaciones así y cómo han sido, y el área familiar.

Psicóloga (1): Eso es lo que tenia pensado. Voy a seguir porque sino no acabo.

Psicóloga (2): Vale.

Psicóloga (1): Al año y medio, mas o menos, tuvieron una segunda crisis, él le preparo un viaje a París, donde le pidió la mano.

Durante los 6 meses siguientes, su tiempo lo dedicaron a la boda… para que fuera por todo lo alto.

Sin embargo, con el paso de los meses se fueron desinflando, y sobre todo a él le comenzaron a surgir las dudas, y es aquí donde yo creo que hubo la infidelidad que te comentaba antes, porque nada más dejarlo, él estaba con una chica. Él lo negó pero su argumento no fue del todo convincente.

Psicóloga (2): Yo creo que también, pero tendrás que evaluarlo en la evaluación individual.

Psicóloga (1): Eso es lo que haré y qué otras cosas crees que debería a hacer.

Psicóloga (2): Evaluaría sobre todo lo que te he dicho antes y en sesiones futuras en función de la evaluación trabajaría:

  • Los vínculos afectivos, y en especial la comunicación.
  • Haría hincapié en cómo les gustaría que fuera su relación.
  • Fortalecería la confianza en la pareja.
  • Si hubiera alguna infidelidad, si la persona que la ha cometido lo quiere contar, si que lo trabajaría.
  • Los límites, aprendan a diferenciar qué es el espacio individual y cuál el de la pareja.
  • Los celos.
  • La intimidad en la pareja.
  • Cómo expresar la emociones.
  • Algo esencial como las negociaciones.

Si quieres cuando termines ambas evaluaciones individuales, volvemos a quedar y me cuentas todo.

Psicóloga (1): Me parece bien. Muchas gracias.

Aquí pongo punto y final a este Caso Clínico Nº24: Relación Tóxica. 2 años y 6 meses juntos.

Espero que te haya servido de ayuda.

Si me he dejado algo o tienes alguna duda… no dudes en escribirme.

Gracias por haber llegado hasta el final y te animo a seguir leyendo otros artículos relacionado con la práctica clínica del duelo patológico o si no otras secciones de este blog de psicología.

¡Nos vemos pronto!

BORJA CUELLAR

BORJA CUELLAR

Psicológo Sanitario

Desde que cursé el Máster Oficial de Psicología Clínica y de la Salud, he ido compaginando la intervención psicológica con el diseño y desarrollo de proyectos sociales. Mientras tanto he ido complementando mi formación con distintos cursos del Colegio Oficial de psicólogos y otras instituciones.

Decidí crear el “Blog Qué Piensa un Psicólogo ” para ayudar, dar a conocer de una forma creativa y diferente los entresijos de la ciencia que estudia el comportamiento humano (psicología), y como medio de aprendizaje continuo personal y profesional.