Hará tres meses acudió a consulta Mario con 45 años y residencia en Madrid, tras ponerse en contacto con nosotros su mujer (Elena).

Elena por vía telefónica, nos transmitió que estaba preocupada por su marido, que desde que le habían echado del trabajo, hará más o menos 1 año y medio a causa de un ere, iba de mal en peor.

Dada la situación que nos planteó Elena, se decidió (por el equipo de psicólogos/as) que acudieran los dos a consulta.

Una vez en sesión, se les explicó, conjuntamente, en qué consistía la intervención psicológica, para proceder, posteriormente, por separado a la evaluación (primera entrevista).

Al primero que se entrevistó fue a Mario. Artículo escrito por quepiensaunpsicologo.com

Psicóloga – Mario me podrías describir en breves palabras, ¿cuál ha sido el motivo que te ha llevado a acudir a la clínica?

Mario – Si te digo la verdad, ha sido por mi mujer… aún ni me creo que esté aquí.

(Con lágrimas en los ojos y con voz entre cortada) Si la pierdo ya sí que sí, mi vida no tendría ningún sentido.

Psicóloga – Bien, ahora me gustaría que me explicases con exactitud ¿qué es lo que te sucede y sientes?

Mario­­ – Hará un año y medio, en la empresa que trabajaba hicieron un ere y en ese estaba mi nombre, después de llevar 15 años trabajando allí…

El proceso fue algo traumático, bueno y lo sigue siendo, porque aún seguimos con juicios y no se sabe, lo que va a pasar. Además, por más que entrego curriculums y hago entrevistas nadie me contrata…

Estoy desesperado, me siento impotente, desesperanzado porque con mi edad  a dónde voy, sin ganas de hacer nada,  bloqueado, me cuesta disfrutar de las pequeñas cosas.

Si hecho la mirada atrás, no recuerdo ni cuándo fue la última vez que me reí…

Psicóloga—¿te sientes así casi todos los días?

Mario— Pues sí, para que te voy a mentir.

Psicóloga — Cuando dices que te cuesta disfrutar de la pequeñas cosas ¿qué quieres decir?.

Mario – Que ya no tengo interés por las cosas que hacía antes como por ejemplo, hacer deporte, quedar con los amigos o hacer cosas con Elena, incluso mantener relaciones sexuales… no sé, es como si hubiera perdido las ganas.

A día de hoy, lo que más me apetece es estar en casa, y si puede ser solo.

Psicóloga – Esto que me cuentas, ¿desde cuándo te lleva ocurriendo?.

Mario – Pues no sé, al principio me lo tomé de otra manera, estaba ilusionado porque lo veía como una posibilidad de vivir nuevas experiencias, pero con el paso de los días todo ha ido de mal en peor.

Psicóloga – En todo este tiempo  ¿has pensado o piensas en la muerte?

Mario – Sí. He pensado más de una vez que lo mejor para todos es que no me despertara.

Tu no sabes el sufrimiento qué es, levantarse y ver que tu vida es una mierda, que por más que lo intentas no vales para nada y todo sigue igual…

Psicóloga — A veces Mario, cuando uno se siente mal, piensa en hacerse daño o en quitarse la vida. ¿te ha pasado a ti?

Mario — De momento no he llegado a ese punto, pero lo que si he hecho es pensar en el suicidio.

Psicóloga — ¿ Si tuvieras las oportunidad has pensado algún modo de hacerlo?.

Mario — No.

Psicóloga — ¿Has notado en estos últimos meses que hayas perdido el apetito?.

Mario — Eso sí y cuando hables con Elena, seguro que te lo dice porque no para de decirme una y otra vez, que me estoy convirtiendo en un espantapájaros.

Psicóloga — A día de hoy ¿cómo duermes?

Mario — La verdad que muy mal porque como no tengo un horario y duermo a deshoras, cuando me voy a la cama no me puedo dormir, me despierto a media noche…

Psicóloga – Muchas gracias Mario, por hoy es suficiente, si te parece bien, mientras que estoy con Elena, me podrías rellenar estos TESTS o cuestionarios (BDI, PSI y RRS).

Mario – Perfecto.

Primera Entrevista a  Elena.

Psicóloga – Cuando nos llamaste por teléfono, nos comentaste que estabas preocupada por Mario ¿me podrías decir que has notado diferente en él?

Elena — Son tantas cosas que no sé por dónde empezar…

Apenas sale de casa, no come, duerme a deshoras… un descontrol.

Si le preguntas cualquier cosa, se enfada, como si yo tuviera la culpa de que no tenga trabajo.

Siempre está con malas caras, quejándose de todo.

No para de decir que no vale para nada.

Si le propongo hacer algo, su contestación es que está cansado.

En casa parece un alma en pena.

Y no le hables de tener relaciones sexuales, me siento como un cero a la izquierda.

Psicóloga — ¿Qué es lo que más te preocupa?

Elena — A día de hoy son dos cosas.

Por eso, le obligué a venir aquí.

Una, que está empezando a beber aunque piensa que no me doy cuenta pero lo sé. Antes tenía como costumbre tomarse una copita de vino en las comidas pero ahora ya no solo son en las comidas aunque trata de ocultármelo.

Y la otra que le veo capaz de hacer cualquier cosa…

No puedo más… le estoy perdiendo.

SÍNTOMAS MÁS CARACTERÍSTICOS DE LA DEPRESIÓN

La depresión es una entidad psicopatológica multifactorial, es decir distintos factores o variables podrían causar este trastorno. Por lo tanto, el cuadro clínico que pueda presentar una persona deprimida variará de una persona a otra.

No hay dos depresiones iguales.

A su vez, hay que tener en cuenta que los síntomas deben de representar un cambio respecto al estado normal y actividad previa de la persona.

Síntomas fisiológicos y emocionales (Sentir):

  • Tristeza.
  • Indiferencia.
  • Irritabilidad.
  • Apatía (estado de desinterés y falta de motivación o entusiasmo).
  • Anhedonia ( reducción de la capacidad  de disfrute con las cosas normales de la vida).
  • Sensación de vacío.
  • Impulsividad.
  • Nerviosismo.
  • Ansiedad.
  • Culpabilidad.
  • Vergüenza.
  • Incapaz de sentir o de llorar (indica una mayor gravedad de la depresión).
  • Reducción de las emociones positivas.
  • Alteraciones del sueño.
  • Fatigabilidad.
  • Pérdida de apetito.
  • Alteraciones sexuales.
  • Astenia (sensación generalizada de debilidad física y psíquica).
  • Dolores de cabeza y de espalda.
  • Nauseas, vómitos, estreñimiento, micción dolorosa, visión borrosa, etc.

Síntomas cognitivos (Pensar):

  • Sesgos atencionales.
  • Sesgos cognitivos.
  • Problemas de memoria y dificultades para concentrarse.
  • Síntomas psicóticos.
  • Autocrítica.
  • Indecisión.
  • Síntomas motivacionales y conductuales (Actuar):
  • Dificultad para tomar decisiones.
  • Aislamiento.
  • Llantos.
  • Intentos de suicidio.
  • Enlentecimiento de la respuesta motora y del habla.
  • Asilamiento social.
  • Disminución de hábitos saludables: dieta, ejercicio físico.

CURSO DE LA DEPRESIÓN

Respuesta al tratamiento:  Cuando hay inicio de mejoría (≅ 50%) tras el tratamiento.

Remisión: período en el que no se reúnen todos los criterios para el Trastorno Depresivo Mayor pero hay algunos síntomas significativos (es decir, la remisión parcial) o las experiencias individuales indican no más que síntomas mínimos para un período de tiempo especificado (es decir, la remisión completa).

Recurrencia: es un nuevo episodio de Depresión Mayor cuyo inicio ocurre después de la completa recuperación del episodio anterior.

Recaída: es un retorno de los síntomas, a causa de los cuales el individuo se encuentra de nuevo cumpliendo el diagnóstico completo de la Depresión Mayor durante el período de remisión, pero antes de la recuperación.

Recuperación: Cuando el episodio depresivo se da por concluido.   Definiciones de curso. (Basado en Frank et al., 1991; Thase, 2003; y APA, 2000).

Factores de Riesgo que aumentan la probabilidad de tener depresión

  • Enfermedades crónicas (cáncer).
  • Consumo de alcohol.
  • Trastornos de ansiedad (ataque de pánico, ansiedad generaliza, hipocondría).
  • Estrés postraumático.
  • Traumas.
  • Trastornos de personalidad.
  • Duelo patológico.
  • Migrañas, cefaleas.
  • Enfermedades cardíacas.
  • Patologías endocrinas (diabetes, hipotiroidismo, etc).
  • Depresión post parto.
  • Síntomas psicóticos.
  • Circunstancias sociales (bajo nivel de recursos) y laborales (desempleo).
  • Situaciones repentinas (accidente de tráfico, muerte de una familiar, etc).
  • Familiares con trastorno depresivo mayor.
  • Problemas de pareja o rupturas de pareja.
  • Otros.
BORJA CUELLAR

BORJA CUELLAR

Psicológo Sanitario

Desde que cursé el Máster Oficial de Psicología Clínica y de la Salud, he ido compaginando la intervención psicológica con el diseño y desarrollo de proyectos sociales. Mientras tanto he ido complementando mi formación con distintos cursos del Colegio Oficial de psicólogos y otras instituciones.

Decidí crear el “Blog Qué Piensa un Psicólogo ” para ayudar, dar a conocer de una forma creativa y diferente los entresijos de la ciencia que estudia el comportamiento humano (psicología), y como medio de aprendizaje continuo personal y profesional.